Crónica de una noche de fiesta

Con la avenida principal del centro de Montevideo repleta de luces y colores, se inauguró un nuevo Carnaval. Con palcos llenos, sobre todo de niños. Los mismos aguardan que lleguen los conjuntos al escenario principal. Se escuchan risas juveniles y las luces iluminan los rostros de todos los presentes.

Los repiques se escuchan desde lejos, es el anuncio de que el show comenzó. Entre el público, vemos a la intendenta Carolina Cosse la cual sigue de cerca todo el espectáculo.

Los niños son los primeros en pararse junto a las vallas para observar de cerca y tocar las banderas que pasan.

Aplausos y más aplausos dan la bienvenida al primer conjunto, la Comparsa de ciegos Balele. Vestimentas características participan de esta nueva edición de Carnaval dónde los colores fuertes reinan en este conjunto.

Geminis le sigue a la comparsa, dónde interactúan con los niños que se encuentran en la tribuna. Vestidos con blazers rojos de lentejuelas, el grupo hace vibrar al sector de la tribuna que va pasando al son de “Lola la coquetera”.

Se aproxima Rondamomo, Con trajes cómodos y bailes ágiles que combinan al cantar “Mi morena”.

Un bailarín con luces en la ropa se puede avistar atrás del camión de Rondamomo y finaliza el acto con un duo del conjunto. Patanes es el siguiente conjunto, con disfraces de abejas se acercan a las tribunas para animar.

Una nube azul se puede ver desde lejos y Bafo da Onça se aproxima al escenario principal de Carnaval con música brasilera.

Le sigue el grupo vocal Todas Partes, con títeres cabezones que aparecen para seguir la fiesta animando. El conjunto incluye niños entre sus filas.

La Bacana le sigue con trajes rojos, plateados y azules y un baile en grupo. Banda show marchante de Montevideo fue a continuación con una coreografía y trajes que tenían la bandera de Uruguay.

Y la fiesta continúa. Diablo del Callao de Venezuela se presenta con un carro decorado y anima a la tribuna en zancos.

Valores de Ansina se presenta con banderas conmemorativas de figuras del carnaval que ya no nos acompañan. Con trajes de todos colores bailan al ritmo de los tambores.

A medida que se acercan los tambores los espectadores acompañan con gritos y aplausos al grupo. Cuareim le sigue con trajes blancos y característicos de la gran fiesta uruguaya. Continúa Sarabanda repleta de banderines que bailan sin cesar en las tribunas, mientras las personas acompañan con aplausos. Los tambores suenan fuerte y combinan con los pasos de los bailarines. Se le da el paso a Yambo Kenia, dónde imponen presencia de negro, blanco y rojo.

El conjunto integración se hace presente los aplausos de la gente. Todas las bailarinas son jóvenes y se destacan por sus movimientos al compás de los tambores.

Y así sigue la noche con una fiesta que fue memorable.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Cultura