Detenido por el asalto al palacio de Planalto dice que los militares intentaron ayudarlo a escapar

Un comandante del Ejército instó a los presentes a "utilizar una salida de emergencia".

Uno de los detenidos por su participación el domingo en el asalto al palacio de Planalto, ubicado en la plaza de los Tres Poderes en Brasilia, ha asegurado que algunos miembros de las Fuerzas Armadas de Brasil intentaron ayudarles a escapar del edificio antes de que fueran arrestados. El testimonio del supuesto atacante, un hombre que llegó a la capital brasileña desde Santa Catarina con otras 48 personas para “protestar contra la corrupción en el país y la falta de transparencia en los procesos electorales”, tal y como ha explicado, ha llegado a medida que la Policía continúa con el interrogatorio de decenas de detenidos.

Así, ha puntualizado que “ni siquiera pagó por el viaje” hasta Brasilia sino que el traslado fue costeado “mediante donaciones realizadas por la población” brasileña, según informaciones de la cadena de televisión G1. En relación con el asalto al palacio, ha puntualizado que un comandante del Ejército instó a los presentes a “utilizar una salida de emergencia” poco antes de que las tropas de la Policía Militar llegaran a la zona para llevar a cabo los arrestos.

En este sentido, ha aclarado que este mismo comandante se interpuso entre la policía antidisturbios y los manifestantes para que “el edificio no sufriera más daños y nadie resultara herido”. Además, ha explicado que tanto él como otros asaltantes se arrodillaron ante la llegada de la Policía y pidieron protección al Ejército antes de cantar el himno nacional. Las Fuerzas Armadas, por su parte, han indicado que por el momento no existen indicios que corroboren esta versión o permita confirmar su veracidad, ni “tampoco se ha notificado formalmente”.

Detenida organizadora

La Policía Federal de Brasil ha detenido a Ana Priscila Azevedo, a quien se considera una de las organizadoras del ataque a las instituciones del domingo en Brasilia, en el que miles de seguidores de Jair Bolsonaro asaltaron la sede de la Presidencia, el Congreso y el Tribunal Supremo.

Azevedo, a quien se le he puede ver en varios vídeos en redes sociales incitar a los asaltantes a “tomar el poder”, ha sido detenida el martes por orden del Tribunal Supremo en el municipio de Luziania, en Goiás, y trasladada a Brasilia. Ella es una de las 1.500 personas que han sido ya arrestadas por los hechos del domingo, entre ellos también Anderson Torres, apartado secretario de Seguridad de la capital y último ministro de Justicia de Bolsonaro.

Su presencia en vídeos e imágenes durante el asalto son numerosas, según han recabado medios brasileños, desde la rampa del Congreso, pasando por el Palacio del Planalto hasta el campamento que se levantó cerca del cuartel general del Ejército, donde centenares de personas se instalaron a la espera de un golpe militar. Un día antes de los actos, considerados “golpistas” y “terroristas” por los tres poderes asaltados, Azevedo acudió a las redes sociales para hacer su enésimo llamamiento a “sitiar” las sedes de las instituciones, hablando que “caravanas llegadas de todo Brasil” harán “caer a Babilonia”.

Mientras tanto, Bolsonaro continúa en Estados Unidos, en donde ha tenido que ser ingresado de unos dolores abdominales recurrentes tras el apuñalamiento del que fue víctima en plena campaña electoral de 2018. Varios congresistas están proponiendo la elaboración de una comisión especial en ambas cámaras para analizar su grado de implicación en estos ataques y han reclamado al Supremo que ordene su extradición.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.