Secretario general de la ONU dice que se debe detener la “absurda guerra” entre Ucrania y Rusia

Guterres dijo que sólo queda por ver "más sufrimiento, más destrucción y más horror"

|

El secretario general de la ONU, António Guterres, ha instado a detener la “absurda guerra” en la que vive sumida Ucrania y se ha preguntado “cuántos Mariúpol deben destruirse” antes de asumir el “sufrimiento humano” que lleva aparejado un conflicto de esta magnitud.

“Durante más de dos semanas, Mariúpol ha sido rodeada por el Ejército ruso y bombardeada incesantemente. ¿Para qué?”, se ha preguntado Guterres, en una dura comparecencia ante los medios en la que ha sentenciado que “Ucrania no puede conquistarse ciudad por ciudad, calle por calle, casa por casa”. El máximo responsable de la ONU no ha escatimado críticas contra Rusia, a la que ha acusado de lanzar “una invasión masiva” sobre un país soberano y de dar inicio a una ofensiva con “bombardeos sistemáticos” sobre objetivos civiles.

“Y todo esto se está intensificando, haciéndose cada vez más destructivo e impredecible”, ha dicho, recordando por ejemplo que ya hay 3,5 millones de refugiados y 6,5 millones de desplazados fruto de una guerra “que no va a ninguna parte”.

A estas alturas, ha apuntado, sólo queda por ver “más sufrimiento, más destrucción y más horror” para una población que ya vive un “infierno”. “Esta guerra no se puede ganar”, por lo que “antes o después” las partes estarán obligadas a sentarse a negociar, en opinión de Guterres. “La única pregunta es, ¿cuántas vidas se perderán? ¿Cuántas bombas caerán? ¿Cuántos Mariúpol se destruirán? ¿Cuántos ucranianos y cuánto rusos morirán antes de que nos demos cuenta de que esta guerra no tiene ganadores, sólo perdedores?”, ha exhortado.

Para Guterres, seguir adelante con esta guerra “es moralmente inaceptable, políticamente indefendible y militarmente absurdo”, por lo que ha subrayado que “es momento de detener ya los combates y dar a la paz una oportunidad”. El secretario general de la ONU ha dicho que no pierde la esperanza en un posible avance de la diplomacia y, de hecho, ha asegurado que sus contactos con “varios actores” le informan de avances “en varios asuntos clave”, si bien no ha entrado en detalles. Las autoridades ucranianas y rusas han llevado a cabo varias rondas de negociación, por ahora sin avances para un alto el fuego. Moscú también ha descartado las ofertas del presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, para un encuentro cara a cara con su homólogo ruso, Vladimir Putin.

Mariúpol, ubicada en la costa del mar de Azov y reclamada por la denominada República Popular de Donetsk (RPD), una zona dentro de territorio ucraniano, fue bloqueada por las tropas rusas y las milicias de la RPD a inicios de marzo. Ya el 6 de marzo, el alcalde, Vadim Bóichenko, informó que en la urbe, de unos 450.000 habitantes, se había cortado el suministro de agua, electricidad y calefacción. Pese a varias evacuaciones de la población civil a través de corredores humanitarios acordados entre Kiev y Moscú, el pasado viernes en la ciudad quedaban aún unos 200.000 no combatientes, según estimaciones de la Defensa rusa. Ese día, el jefe del Centro de Gestión de la Defensa Nacional de Rusia, Mijaíl Mízintsev, aseveró que los nacionalistas ucranianos podían usarlos “como escudos humanos”. El pasado domingo, Moscú estimó que en Mariúpol había 130.000 civiles y 184 extranjeros y Mízintsev responsabilizó a los militares ucranianos de la “terrible catástrofe humanitaria” que vive la ciudad.

Ucrania recupera terreno

A pesar de estar bajo un intenso bombardeo por parte de Rusia durante más de tres semanas, el ejército de Ucrania ha comenzado a cambiar el pulso del campo de batalla en algunas áreas para recuperar terreno frente a las fuerzas invasoras, dijo el martes el Departamento de Defensa de Estados Unidos. Según declaró a la cadena de noticias CNN el portavoz del Pentágono, John Kirby, la resistencia de Ucrania, respaldada por millones de dólares concedidos en ayuda militar por potencias occidentales, ha sido inesperadamente feroz y ahora los ucranianos están reposicionándose “en algunos lugares y en ocasiones a la ofensiva”.

“Están persiguiendo a los rusos y sacándolos de lugares por donde ya habían estado previamente”, destacó, particularmente en Mikolaiv, ciudad en el sur del país que defiende el acceso al importante puerto de Odesa. “Hemos visto que esto ahora ha aumentado en los últimos días”, indicó.

Los ataques militares indiscriminados de Moscú han devastado varias ciudades ucranianas desde que invadió con decenas de miles de tropas a su vecino de Europa del Este el 24 de febrero, El número de civiles va en aumento y más de diez millones de personas han huido de sus hogares, según distintos reportes. Muchos analistas aún no ven una salida clara al conflicto. Kirby aseguró sin embargo, que no podía confirmar los informes de funcionarios de gobierno ucranianos de que sus tropas habían retomado al menos una ciudad y esperaban tomar más en los próximos días.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Mundo