Comienza la construcción del nuevo cazador de asteroides de la NASA

La misión es descubrir y caracterizar al menos el 90% de los objetos cercanos a la Tierra

El Near-Earth Object Surveyor (NEO Surveyor) de la NASA, un telescopio espacial diseñado para buscar los asteroides y cometas más esquivos, ha superado una rigurosa revisión técnica y programática. Ahora la misión está en transición hacia la fase final de diseño y fabricación y estableciendo su base técnica, de costes y de calendario.

La misión apoya los objetivos de la Oficina de Coordinación de Defensa Planetaria de la NASA (PDCO): descubrir y caracterizar al menos el 90% de los objetos cercanos a la Tierra de más de 140 metros de diámetro que se acercan a menos de 48 millones de kilómetros de la órbita de nuestro planeta. Los objetos de este tamaño son capaces de causar importantes daños regionales, o algo peor, si impactan contra la Tierra.

“NEO Surveyor representa la próxima generación para la capacidad de la NASA de detectar, rastrear y caracterizar rápidamente objetos cercanos a la Tierra potencialmente peligrosos”, dijo en un comunicado Lindley Johnson, Oficial de Defensa Planetaria de la NASA en PDCO. “Los telescopios terrestres siguen siendo esenciales para que podamos vigilar continuamente los cielos, pero un observatorio infrarrojo basado en el espacio es la última altura que permitirá la estrategia de defensa planetaria de la NASA.”

Gestionado por el Laboratorio de Propulsión a Chorro, NEO Surveyor viajará 1,5 millones de kilómetros hasta una región de estabilidad gravitatoria -llamada punto de Lagrange L1- entre la Tierra y el Sol, donde la nave orbitará durante sus cinco años de misión principal.

Desde este lugar, el NEO Surveyor observará el sistema solar en longitudes de onda infrarrojas, es decir, luz invisible para el ojo humano. Debido a que estas longitudes de onda están bloqueadas en su mayor parte por la atmósfera terrestre, los grandes observatorios terrestres pueden pasar por alto objetos cercanos a la Tierra que este telescopio espacial podrá detectar gracias a su modesta abertura colectora de luz de casi 50 centímetros.

Los detectores de NEO Surveyor están diseñados para observar dos bandas infrarrojas sensibles al calor, elegidas específicamente para que la nave espacial pueda rastrear los objetos cercanos a la Tierra más difíciles de encontrar, como los asteroides oscuros y los cometas que no reflejan mucha luz visible. En las longitudes de onda infrarrojas a las que es sensible NEO Surveyor, estos objetos brillan porque se calientan con la luz solar.

Además, NEO Surveyor será capaz de encontrar asteroides que se aproximan a la Tierra desde la dirección del Sol, así como aquellos que encabezan y siguen la órbita de nuestro planeta, donde suelen quedar oscurecidos por el resplandor de la luz solar: objetos conocidos como troyanos terrestres.

“Por primera vez en la historia de nuestro planeta, los habitantes de la Tierra están desarrollando métodos para proteger la Tierra desviando los asteroides peligrosos”, dijo Amy Mainzer, directora de la misión de estudio de la Universidad de Arizona en Tucson. “Pero antes de desviarlos, tenemos que encontrarlos. NEO Surveyor cambiará las reglas del juego”.

La misión también ayudará a caracterizar la composición, forma, rotación y órbita de los objetos cercanos a la Tierra. Aunque el objetivo principal de la misión es la defensa planetaria, esta información puede utilizarse para comprender mejor los orígenes y la evolución de asteroides y cometas, que formaron los antiguos bloques de construcción de nuestro sistema solar.

Cuando se lance, NEO Surveyor se basará en los éxitos de su predecesor, el Near-Earth Object Wide-field Infrared Survey Explorer (NEOWISE). Reutilizado a partir del telescopio espacial WISE tras el fin de su misión en 2011, NEOWISE demostró ser muy eficaz en la detección y caracterización de objetos cercanos a la Tierra, pero NEO Surveyor es la primera misión espacial construida específicamente para encontrar un gran número de estos peligrosos asteroides y cometas.

Una vez que la misión superó este hito el 29 de noviembre, se puso en marcha el desarrollo de instrumentos clave. Por ejemplo, se están fabricando los grandes radiadores que permitirán la refrigeración pasiva del sistema. Para detectar el tenue resplandor infrarrojo de asteroides y cometas, los detectores infrarrojos del instrumento deben estar mucho más fríos que la electrónica de la nave. Los radiadores realizarán esa importante tarea, eliminando la necesidad de complejos sistemas de refrigeración activa.

Además, ha comenzado la construcción de los puntales de material compuesto que separarán la instrumentación del telescopio de la nave. Diseñados para ser malos conductores del calor, los puntales aislarán el instrumento frío de la nave espacial caliente y del parasol, que bloqueará la luz solar que, de otro modo, podría oscurecer la visión del telescopio de los objetos cercanos a la Tierra y calentar el instrumento.

También se ha avanzado en el desarrollo de los detectores de infrarrojos, los divisores de haz, los filtros, la electrónica y la carcasa del instrumento. También se ha empezado a trabajar en el espejo del telescopio espacial, que se fabricará a partir de un bloque macizo de aluminio y al que se dará forma con una máquina de torneado de diamantes hecha a medida.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Sociedad