Criatura Editora: Más novedades en libros para ti

"Si las cosas fuesen como son", "Gansos de verano" y "Muchachas de verano en días de marzo".

Llenando de muchos sentimientos cuando leemos entramos a un mundo fuera del nuestro que en muchas ocasiones nos transporta a otra realidad como otros libros que nos ayudan a entender esta misma con consejos y demás por eso presentamos hoy algunos otros libros de esta increíble y editorial.

«Si las cosas fuesen como son»

La narradora de esta breve novela, Gabriela Escobar Dobrzalovski, acaba de pasar por una separación amorosa y tiene que volver al espacio extraño de la casa de su madre, a quien llama la Tumbona. En esos días raros del verano, se descubre ante sus ojos minuciosos una nueva realidad que recorre un mapa pequeño, de la casa a la playa, la vuelta por el barrio, los terrenos de yuyos: una cartografía mínima y a la vez llena de trampas.

La primera obra en narrativa de Gabriela Escobar, Si las cosas fuesen como son (premio Onetti 2021), es una prosa exquisita que entra a tiempo y con un tono perturbador en la frecuencia de las genealogías familiares.

Obras de portada: Guillermo Stoll. Sobre Gabriela Escobar Dobrzalovski (Montevideo, 1990): Es música y escritora. Sus poemas fueron publicados en la antología Devotas (2021) y en la antología del Premio Pablo Neruda (2018). Si las cosas fuesen como son recibió el Premio Juan Carlos Onetti en Narrativa (2021) y es su primera novela.

«Gansos de verano»

Una bandada de gansos con sus graznidos viene a romper la paz de un hombre solitario que vive muy tranquilo en un lugar remoto. Estas visitas de verano no son fáciles de despedir. El autor es Matías Acosta (Paysandú, 1980).

Primero estudió cine y animación, y luego empezó a ilustrar libros. Sobre su trabajo artístico, dice: «Mis ilustraciones surgen de largas contemplaciones. Me gusta mirar de cerca lo aparentemente insignificante, como una montaña, un arroyo o un árbol». Gansos de verano es su primer libro como autor en papel, y se publicó en 2020 en Baobab Books, Suiza.

«Muchachas de verano en días de marzo»

La madre ha muerto en un país lejano y este horror se traduce en una melancolía que marca el tono del relato, un relato inasible. La narradora guarda en su cartera, dentro de su libreta, otra libreta más pequeña con anotaciones de su madre, como si la palabra fuera la única reliquia posible. En este libro la palabra no describe, sino que construye mundos, y por eso se venera y requiere una lectura devota. La voz exquisita de Alicia Migdal evoca en esta novela un tiempo anterior, un verano que ya ha pasado para las muchachas, las muchachas solas, a veces desesperadas, siempre esperando. Muchachas de verano en días de marzo se vuelve una experiencia literaria sobre el desgarro ineludible de lo que ya no es.Portada: Fidel Sclavo. La autora es Alicia Migdal (Montevideo, 1947). Escritora, traductora, profesora de Literatura y crítica de cine. Trabajó en las editoriales Arca y Biblioteca Ayacucho y, como periodista cultural, en diferentes medios de Montevideo. Publicó el libro de prosa poética Mascarones (1981) y el poemario Historias de cuerpos (1986). A la novela breve La casa de enfrente (1988) le siguieron Historia quieta (1993), que ganó el Premio Bartolomé Hidalgo y se tradujo al francés, y Muchachas de verano en días de marzo (1999). En 2010 recibió el Premio Nacional de Narrativa del Ministerio de Educación y Cultura por En un idioma extranjero (2008), que reunía sus últimas tres obras y una inédita, Abstracto.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Cultura