El gobierno argentino prepara medidas para intentar controlar la suba de los precios

En febrero la inflación llegó a 4,7% y no se decarta que sea de dos dígitos durante el mes de marzo.

El presidente argentino, Alberto Fernández prepara un paquete de medidas para combatir la inflación que llegó al 4,7% en febrero. No se descarta imponer precios máximos en comercios de cercanía, establecer la creación de dos fideicomisos para estabilizar los precios de la harina de trigo y las verduras frescas, fijar nuevos valores para los cortes populares de la carne y aumentar al máximo las retenciones para los derivados de la soja.

Julián Domínguez, ministro de Agricultura y Ganadería, alertó en su cuenta de Twitter acerca de las intenciones del jefe de Estado, después de mantener una larga reunión con el Consorcio de Exportadores de Carnes de la Argentina (Consorcio ABC).

“Acabo de terminar la reunión con el Consorcio ABC. Les informe que quienes no cumplan con los compromisos asumidos con las y los argentinos no podrán continuar exportando carnes”, posteó el ministro en Twitter.

Alberto Fernández desea hacer los anuncios este viernes. Sería en Tucumán junto a su gabinete económico, tras la sanción en el Senado de la ley que avala el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El gobierno detectó que los denominados comercios de cercanía no cumplen con los «precios cuidados» (sistema de precios fijados por el gobierno), a diferencia de las cadenas de supermercados. En este contexto, se reforzarán los controles desde la Secretaría de Comercio Interior.

Alberto Fernández tambien prepara la creación de un fondo fiduciario para las verduras frescas que se venden en el Mercado Central, según destaca el portal Infobae. El jefe de Estado busca atenuar los aumentos constantes de estos productos a través de la concesión de subsidios aportados por el fondo fiduciario. No está previsto incrementar los porcentajes de las retenciones para sostener el eventual fondo de las verduras frescas del Mercado Central. Si finalmente el Presidente avala esta iniciativa, se moverían partidas de distintos ministerios.
La principal preocupación del presidente argentino está vinculada al aumento feroz del trigo. Un paper técnico a su disposición explica que el trigo subió cerca del 40 por ciento en la Argentina y más del 50 por ciento a nivel mundial. Rusia y Ucrania son proveedores globales de ese comoditie y la marcha del Kremlin a Kiev afectó su precio y su comercio internacional. La estrategia de la Casa Rosada ante la suba exponencial del trigo consiste en crear un fideicomiso financiado por el aumento máximo a las retenciones de los derivados industriales de la soja. Es decir: harina, aceite y biodiesel.

La pretensión de Fernández es llevar cada una de las alícuotas previstas por la ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva -en la harina, aceite y biodiesel de la soja- al nivel del 33 por ciento permitido. Se recaudarían cerca de 450 millones de dólares para ese nuevo fondo fiduciario.

Y con esas partidas se podría subvencionar a la industria molinera para que venda la harina de trigo a un precio testigo que tomara en cuenta los valores de febrero. De esta manera, el mandatario cree que podrá atenuar el impacto de la guerra de Ucrania en los valores de la inflación de marzo que se prevé en dos dígitos para ciertos artículos alimentarios de la canasta familiar.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.