Europa anuncia nuevas sanciones a Rusia por asesinatos en Ucrania: desde Moscú dicen que todo es “un montaje”

“Vieron lo que sucedió en Bucha. Putin es un criminal de guerra”, dijo Biden.

La Unión Europea dijo que sostendrá discusiones sobre una nueva ronda de sanciones contra Rusia, luego de los asesinatos reportados en las ciudades ucranianas que han sido ocupadas por las fuerzas rusas, el Ministerio de Defensa ruso calificó las fotos y vídeos publicados de “un nuevo montaje”, al asegurar que durante la estancia de los militares rusos en la ciudad “ningún civil local sufrió agresión alguna”.

El jefe de política exterior de la UE, Josep Borrell, dijo en un comunicado que la UE “avanzará, con carácter de urgencia, en el trabajo sobre nuevas sanciones contra Rusia”. Borrell dijo: “Las masacres en la ciudad de Bucha y otras ciudades ucranianas se inscribirán en la lista de atrocidades cometidas en suelo europeo”. Las sanciones se discutirán esta semana. Los ministros de Asuntos Exteriores de la UE podrán leerlos al margen de una reunión de la OTAN a finales de esta semana o en su reunión habitual la próxima semana. La declaración de Borrell dijo que la UE ofrecerá asistencia a los fiscales ucranianos que están recolectando y preservando “la evidencia de los crímenes de guerra”.

La UE también apoya las investigaciones de los crímenes por parte de la Corte Penal Internacional y el comisionado de derechos humanos de las Naciones Unidas, según el comunicado. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, pidió un juicio por crímenes de guerra contra el presidente ruso Vladimir Putin y dijo que buscará implementar más sanciones después de reportes de atrocidades en Ucrania. “Vieron lo que sucedió en Bucha”, dijo Biden. Putin “es un criminal de guerra”, agregó.

Los residentes de este suburbio de Kiev dijeron a RFE/RL que lograron sobrevivir a la matanza “sistemática” de la población de la ciudad por parte de las tropas rusas que hasta hace poco ocupaban la zona. Imágenes que muestran los cuerpos de civiles muertos en Bucha, que las fuerzas rusas ocuparon a principios de marzo y abandonaron alrededor del 1 de abril, surgieron en los últimos días y provocaron la condena internacional de Rusia, incluidas acusaciones de genocidio y crímenes de guerra. Varios residentes locales dijeron a RFE/RL que lo que vieron al salir de sus casas después de que las fuerzas ucranianas recuperaran la ciudad fue “horroroso”, con los cuerpos de decenas de civiles asesinados a tiros tirados en las calles.

Un hombre dijo que un francotirador ruso mató deliberadamente a varias personas en el área, incluido uno de sus familiares. “Un francotirador comenzó a disparar en el área el 5 de marzo”, dijo el hombre. “Cuando salimos de nuestra casa antes del toque de queda ese día, un francotirador mató a mi yerno. Después de eso, todo comenzó. Estaban disparando a todos los que estaban fuera”, dijo el hombre.

Otro residente dijo que vio a soldados rusos matar a tres civiles disparándoles sin motivo claro. “Después de dispararle a uno de ellos, también arrojaron una granada sobre su cuerpo. Enterramos sus partes más tarde… Fue horrible”, dijo el hombre, y agregó que su propio hermano fue asesinado a tiros cuando caminaba hacia un refugio antiaéreo el pasado 5 de marzo.

“Estaban matando gente sistemáticamente. Personalmente escuché cómo un francotirador se jactaba de haber ‘matado’ a dos personas que vio en las ventanas de los apartamentos… No había necesidad. No había justificación militar para matar. Era solo torturar a civiles. En otras cuadras, las personas fueron realmente torturadas. Fueron encontrados con las manos atadas a la espalda y con un disparo en la parte posterior de la cabeza”, dijo el hombre.

El alcalde de Bucha, Anatoliy Fedoruk, dijo el 2 de abril que unos 300 lugareños habían muerto durante la ocupación rusa de la ciudad y que se habían descubierto unos 280 cuerpos en una fosa común. La Oficina del Fiscal General de Ucrania dijo el 3 de abril que los fiscales que investigan posibles crímenes de guerra cometidos por Rusia encontraron 410 cuerpos en ciudades fuera de Kiev y que 140 de ellos habían sido examinados. Rusia ha negado las acusaciones de que sus fuerzas estuvieron involucradas en los asesinatos y calificó los informes de “provocación”.

“Ningún civil local sufrió agresión alguna”

El Ministerio de Defensa ruso calificó las fotos y vídeos publicados de “un nuevo montaje”, al asegurar que durante la estancia de los militares rusos en la ciudad “ningún civil local sufrió agresión alguna”.

A la vez indicó que “los suburbios del sur de la localidad, incluidos los barrios residenciales, fueron bombardeados las 24 horas por militares ucranianos con artillería de gran calibre, tanques y sistemas de cohetes de lanzamiento múltiple”. El jefe del Comité de Investigación de Rusia, Alexandr Bastrikin, ordenó estudiar las fotos y vídeos sobre los acontecimientos en Bucha, señalando que “según la información disponible” estos fueron difundidos para “desvirtuar la imagen de los militares rusos”.

El 3 de abril, Rusia pidió que el Consejo de Seguridad de la ONU celebrara en la tarde del 4 de abril una reunión sobre lo que su representante permanente adjunto, Dmitri Polianski, calificó de “flagrante montaje de los radicales ucranianos en Bucha”. El Reino Unido, que ejerce la presidencia rotativa del Consejo de Seguridad, denegó esa convocatoria.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Mundo