Mujica: “La pandemia sirvió para desnudar debilidades que como humanidad tenemos”

El expresidente afirmó que la humanidad creó "una civilización notable" pero " no la podemos parar ni reconducir"; agregó que será la "última globalización del hombre, si no la corrige”.

El expresidente de la República, José Mujica, concedió una entrevista al diario El País de Madrid (España), y allí habló sobre diversos temas de la actualidad internacional. Entre otros asuntos, Mujica fue consultado acerca de la pandemia, y el fin de la misma. Al respecto dijo que la pandemia“sirvió para desnudar algunas de las debilidades que como humanidad tenemos hoy. Y una de ellas es que la propiedad del conocimiento tuvo mucho más valor que la necesidad humana de contribuir a poder colectivizar el conocimiento. Los sistemas de vacunas se podrían haber expandido mucho más rápido y eso terminó costando millones de vidas”.

Agregó que en todo lo que fue aconteciendo en el mundo desde 2020 “no falló la ciencia, lo que falló fue la política, que no tuvo la capacidad de coaccionar al sistema económico para poder hacer lo que había que hacer con rapidez”.

En relación al tema hambre, y a todas las personas que la padecen a nivel mundial, el exmandatario reflexionó días atrás y dijo que “esto habría que confrontarlo con una cifra que no manejamos, de cuánto es el valor de lo que podríamos llamar la economía suntuaria o economía del despilfarro, para demostrarnos a nosotros mismos que en realidad recursos hay, pero que no los estamos utilizando como debemos. Por un lado, hay hambre, pero también existen cálculos de que el 25 o 30% de alimentos se tira.

Consultado sobre cuál es la salida o la solución al tema, contestó que “la responsabilidad es política, porque sabemos lo que pasa. Y tenemos idea de lo que habría que hacer, pero no podemos implementarlo porque la política no puede torcer el conjunto de intereses que se han eslabonado detrás de esto. La humanidad ha creado una civilización notable; capturó a la ciencia, multiplicó la productividad y la variedad de las cosas, pero no la podemos parar, no la podemos reconducir. Esta es, tal vez, la última globalización del hombre, si no la corrige”.

En línea con el tema, y ante la pregunta de si los intereses nacionales se posicionan por delante de los intereses en común, contestó: “Sí, claro! Hay contradicciones con el mundo de las empresas transnacionales. Algunas tienen más fuerza que un Estado desde el punto de vista de la economía. Sobre todo, en Estados como Uruguay. Estamos en un mundo sin dirección política”. En este asunto, y sobre las Naciones Unidas (ONU), afirmó: “Necesitamos un acuerdo mundial. Si vemos la historia de Naciones Unidas, la estuvimos devastando. Estamos lejos de tener lo que necesitamos, una especie de consejo científico que tome algunas medidas capitales que los demás llevemos adelante”.

Los conflictos bélicos que existen en Europa del Este, Oriente Medio, Asia y África, también fueron motivo del consulta. Sobre eso precisó que “el hombre no ha salido de la prehistoria. Mientras tengamos que utilizar la guerra como una expresión del fracaso de la política, no habremos salido de la prehistoria. Es muy probable que la humanidad esté gastando no menos de 2,5 millones de dólares por minuto en gastos militares. Es una de las estupideces más colosales que puede haber”.

El 70% de las ventas de armas está en manos de los países que son integrantes permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU: EE UU, Rusia, China, Francia y Reino Unido, según Amnistía Internacional. Acerca de esto, Mujica contestó que “La fabricación de armamento se transforma en una herramienta diplomática, de influencia, y se vuelve una fuerza económica que opera en los gobiernos, porque hay un lobby de la fuerza armamentística. Por eso, si las nuevas generaciones no toman cartas en el asunto, en el tema de la guerra… ¡No hay nada más importante que los jóvenes discutan este mundo! Tenemos que cambiar la cultura”.

Finalmente, cuando le preguntaron qué significaba la cultura en si vida, Mujica concluyó: “la cultura es el repertorio que nos hace captar las claves fundamentales de lo que nos rodea, de nuestra existencia, que hacen a la vida. Y respetarlas, integrarnos a ese mundo, no sentirnos ajenos. La cultura es también una necesidad que está latente, es un bien no material que nos ayuda a vivir. Es el amor a la vida”.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Nacionales