Quinto lanzamiento del Falcon Heavy, con carga militar de EE.UU

El cohete es uno de los más potentes de la actualidad.

Space X ha lanzado con éxito una quinta misión de su cohete pesado Falcon Heavy, llevando la misión USSF-67 de la Fuerza Espacial de EE.UU. a la órbita terrestre geoestacionaria.

Falcon Heavy se compone de tres núcleos reutilizables Falcon 9 de nueve motores, cuyos 27 motores Merlin generan conjuntamente más de 5 millones de libras de empuje en el despegue, lo que equivale aproximadamente a dieciocho aviones 747. Falcon Heavy, entre los más potentes en la actualidad, puede poner en órbita casi 64 toneladas métricas.

El despegue se produjo a las 22.56 UTC del 15 de enero desde el Complejo de Lanzamiento 39A (LC-39A) en el Centro Espacial Kennedy en Florida. Se trata del segundo lanzamiento espacial de “seguridad nacional” de este cohete, tras el de la misión USSF-44 el pasado 1 de noviembre.

Unos dos minutos y medio después del despegue, ambos propulsores laterales se separaron. La segunda etapa se separó de la etapa central poco más de cuatro minutos después del despegue.

Ambos propulsores laterales aterrizaron en las zonas de aterrizaje 1 y 2 de SpaceX en la Estación Espacial de Cabo Cañaveral, en Florida, unos ocho minutos y medio después del despegue. Estos aterrizajes supusieron las recuperaciones con éxito número 163 y 164 de los cohetes de SpaceX. Serán reacondicionados para futuras misiones espaciales de seguridad nacional.

El núcleo central desechable fue arrojado al Océano Atlántico y no se recuperó, ya que los requisitos de rendimiento de la misión no permitían suficiente combustible para devolver la etapa a la Tierra.

Unas seis horas después del despegue, el Mando de Sistemas Espaciales confirmó el éxito de la misión. “Hoy hemos tenido otro lanzamiento fantástico con un Falcon Heavy”, dijo en un comunicado de prensa el general de división Stephen Purdy, director ejecutivo del programa de acceso garantizado al espacio.

La carga útil principal era el satélite de comunicaciones Continuous Broadcast Augmenting SATCOM (CBAS)-2 de la Fuerza Espacial de EE.UU., utilizado para retransmitir datos desde satélites existentes. La segunda nave espacial era el Long Duration Propulsive ESPA, o LDPE-3A, fabricado por Northrop Grumman, un autobús que transportaba cinco pequeñas cargas útiles militares, informa Spacenews.com.

Dos de las cinco son pequeños satélites del Mando de Sistemas Espaciales de Estados Unidos. Uno de ellos, llamado Catcher, es un prototipo de sensor de conciencia del dominio espacial. El otro, denominado WASSAT, es un prototipo de sensor de área amplia para rastrear otras naves espaciales y objetos de desecho en órbita geosíncrona.

Las otras tres cargas útiles de pequeños satélites fueron desarrolladas por la Oficina de Capacidades Rápidas Espaciales (Space Rapid Capabilities Office, RCO), una organización de la Fuerza Espacial que realiza principalmente proyectos clasificados. El portavoz de Space RCO, Matt Fetrow, explicó que dos de las cargas útiles son prototipos operativos para misiones de conocimiento de la situación espacial y que la tercera es una carga útil de cifrado de datos para proteger las transmisiones de datos espacio-tierra.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Sociedad