Sobre la provocación de los nacionalistas ucranianos en Bucha

No es ninguna novedad que en el marco de la guerra informativa total contra Rusia, organizada por el régimen criminal ucraniano y sus patrones del Occidente, ante la opinión pública mundial se presentan diferentes espectáculos macabros sobre temas humanitarios más sensibles. El objetivo de tales provocaciones es evidente: demonizar a Rusia y sus tropas militares, culparlas de todos los males, obstaculizar el proceso político de negociación entre las delegaciones de Rusia y Ucrania.

Un nuevo ejemplo de esta táctica malvada está relacionado con los acontecimientos alrededor de la ciudad ucraniana Bucha: el 3 de abril se lanzó unacampaña de falsificaciones sobre los supuestos “crímenes” cometidos allí por los militares rusos (tras su salida de allí). Todas las fotos y videos publicados por el régimen kievita que, supuestamente, testifican sobre estos “crímenes” son nada más que otra provocación lo que confirman consideraciones expuestas a continuación. 

En primer lugar, es importante señalar que cuando la ciudad de Bucha estaba bajo el control de las FF.AA. de Rusia, ningún habitante local sufrió de acciones violentas algunas. Los militares rusos suministraron a los poblados de la provincia de Kiev y distribuyeron 452 toneladas de ayuda humanitaria entre los civiles. Durante todo el periodo que la ciudad estuvo bajo el control de las FF.AA. de Rusia y más aún después, los habitantes locales se desplazaron libremente por la ciudad de Bucha y utilizaron los teléfonos móviles. Las salidas de la ciudad de Bucha no fueron bloqueadas. Todos los habitantes locales podían salir libremente en la dirección norte, incluyendo a la República de Bielorrusia. Al mismo tiempo, los suburbios sureños de Bucha, incluyendo los barrios residenciales, durante las 24 horas al día fueron cañoneados por la artillería ucraniana de gran calibre, tanques y lanzamisiles múltiples.

Segundo aspecto no menos importante: las unidades militares rusas abandonaron Bucha el 30 de marzo pasado, al día siguiente después de la ronda de las negociaciones ruso-ucranianas en Turquía. Es remarcable que el 31 de marzo, el alcalde ucraniano de la ciudad de Bucha, Anatoli Fedoruk, en su videomensaje confirmó que en la ciudad no se encontraban militares rusos y ni siquiera mencionó sobre algunas víctimas entre población civil. Por eso es muy extraño que unos días despuésen una de las calles de la ciudad aparecieron algunos cadáveres como si fueronfusilados con manos atadas. 

El pasado 2 de abril la Policía Nacional de Ucrania publicó una nota de prensa en la que aseguró que la ciudad de Bucha se estaba limpiando de “colaboradores rusos” a quienes consideraban cómplices de la Federación de Rusia. Sin embargo, en la misma nota tampoco apareció ninguna información de masacre o las fotos o grabaciones con víctimas civiles. No es de asombrar, por lo tanto, que todos los así llamados “testimonios de los crímenes” aparecieran solo al cuatro día después del despliegue en la ciudad de los efectivos de las FF.AA. de Ucrania y así llamados periodistas ucranianos.

Todo esto testimonia irrefutablemente que las fotos y videos de Bucha son otro espectáculo cínico montado de prisa por el régimen ucraniano para los medios occidentales, igual como ocurrió con inventados ataques rusos contra elhospital de maternidad (de donde salieron todas las pacientes y el personal médico y los nacionalistas ucranianos organizaron su centro de comando)y místicos bombardeos rusos del edificio del teatro (el sótano de que fue explosionado por los mismos radicales ucranianos) en Mariúpol y en otras ciudades. Son muchos más los ejemplos de desvergonzada escenificación por régimen criminal ucraniano de los hechos, tratando de echar culpa a la parte rusa.

Pero regresamos a la situación alrededor de Bucha, llegando al tercer punto. Suscita especial preocupación que en las imágenes difundidas los cuerpos al cabo de 4 días como mínimo no estuvieran en rigor mortis, no se amorataran y en las heridas no hubiera coágulos de sangre.Además de eso los cadáveres tenían en sus brazos las cintas blancas que simbolizan la pertenencia a las unidades rusas o sus simpatizantes. Esto puede significar que los mataron precisamente nacionalistas ucranianos que ocuparon la ciudad despuésde la salida de las tropas rusas. 

Tomando en cuenta todo los expuesto, Rusia exigió realizar el 4 de abril una reunión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU sobre este tema con el fin de aclarar lo que realmente sucedió en Bucha, porque vemos en tales provocaciones no solo un intento infame de socavar las negociaciones ruso-ucranianas sino también una amenaza directa a la paz y a la seguridad internacional. Sin embargo, el Reino Unido que preside el Consejo de Seguridad de la ONU bloqueó esta iniciativa de realizar la reunión de este organismo. Este hecho sin precedentes, cuando se rechaza la solicitud de reunión extraordinaria del Consejo de Seguridad para esclarecer talessucesos. Esto puede significar que alguien no quiere revelar la verdad. Nos queda esperar que el 5 de abril en la agenda del Consejo de Seguridad sea incluido este punto importante. Para Rusia y todo el mundo civilizado es importante desenmascararesta provocación abominable. Las evidencias necesarias van a ser demostradas por el Representante Permanente de Rusia ante la ONU, Señor Vasylyy Nebenzya. 

Andrey Budaev

Embajador de Rusia en Uruguay

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Opinión