Un sospechoso del ataque fallido huyó de Brasilia

La Policía brasileña cree que un segundo sospechoso por el reciente intento de volar un camión de combustible en Brasilia con el propósito de frustrar la asunción del presidente electo Luiz Inacio Lula da Silva huyó de la capital, informó hoy el gobernador Ibaneis Rocha.

“La policía ya identificó a esa persona, están haciendo los allanamientos. Por la información que me ha llegado aquí de la policía, ya ha huido del Distrito Federal, pero están tras él y deberíamos tener noticias en las próximas horas”, expresó Ibaneis, según informó el diario local G1.

La persona buscada, Alan Diego dos Santos Rodrigues, de 32 años, habría sido la encargada de transportar el sábado pasado el explosivo a las afueras del aeropuerto de la capital, de acuerdo con la confesión del sospechoso George Washington de Oliveira Sousa, capturado ese mismo día.

Oliveira Sousa, empresario de 54 años, reveló el domingo a la Policía que en un primer momento se había encargado el transporte de la bomba a una mujer, pero esta se arrepintió y Rodrigues se ofreció a cumplir esa tarea.

Rodrigues dejó la bomba junto a un camión cargado con 63.000 litros de nafta para aviones y la intención era hacerlo explotar junto a un poste de electricidad.

De haber detonado, habría originado la suspensión de la distribución de energía en toda la capital.

La Policía consiguió interceptar el artefacto antes de que explotara, a pesar de que las pericias aseguran que hubo intentos de detonarlo.

Ese mismo domingo, las autoridades informaron que Oliveira Sousa había sido trasladado a un penal de máxima seguridad, luego de que fuera interrogado y confesara su participación en el hecho, por lo que fue acusado formalmente de “terrorismo”.

“Realmente había una mentalidad allí que estaba totalmente enfocada en el crimen”, declaró Ibaneis, que agregó que Oliveira Sousa había tomado cursos de francotirador para manejar armas de alto calibre.

La Policía precisó que el detenido era un integrante del campamento de extrema derecha situado frente a la sede del Ejército en Brasilia, que busca desconocer el resultado electoral de octubre y pide un golpe militar para evitar que el presidente electo asuma el próximo domingo.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Mundo