Uruguay condenó al ataque contra el primer ministro de Eslovaquia

Robert Fico fue atacado a balazos por un hombre de 71 años.

El primer ministro de Eslovaquia, Robert Fico, ha resultado herido este miércoles tras ser disparado al término de una reunión del Gobierno celebrada en la ciudad de Handlova, en el centro del país, en un incidente que desde su partido, Smer, vinculan a la oposición.

El mandatario, cercano a las posiciones del Kremlin, se encontraba conversando con algunos simpatizantes a las afueras del centro cultural donde se había celebrado la reunión cuando se han escuchado hasta cuadro disparos, uno de los cuales ha alcanzado a Fico.

La cancillería uruguaya emitió un comunicado en el cual sostiene que «el gobierno de la República Oriental del Uruguay expresa su más firme condena el atentado sufrido por el señor Ministro de la República Eslovaca, Robert Fico, en el día de hoy y reitera su rechazo a todo uso de violencia, en general, incluidas las formas de violencia política».

Las autoridades han identificado al atacante como Juraj Cintula, un escritor de 71 años miembro de la Asociación de Escritores Eslovacos y fundador de un grupo literario. El atacante portaba el arma de forma legal, según estas fuentes.

Por su parte, el vicepresidente del Parlamento eslovaco, Lubos Blaha, han anunciado la suspensión de la sesión parlamentaria en la capital, Bratislava, ubicada a unos 150 kilómetros del suceso. «Esto es vuestra culpa», ha espetado Blaha, miembro de Smer, a los miembros de la oposición en el Parlamento. Por su parte, los diputados opositores han respondido con gritos y abucheos a Blaha, considerado uno de los hombres cercanos a Fico.

El viceprimer ministro de Eslovaquia, Tomas Taraba, dijo que confía en que el primer ministro de su país, Robert Fico, “sobrevivirá”.

Una de las primeras reacciones al suceso ha sido la de la presidenta de Eslovaquia, Zuzana Caputova, quien en su perfil oficial de Facebook ha trasladado su «enérgica condena» por el atentado contra Fico, a quien ha deseado una pronta recuperación. «Estoy en shock», ha manifestado la presidenta eslovaca, de ideología contraria a la del jefe de Gobierno.

Por otro lado, el presidente electo de Eslovaquia, Peter Pellegrini, ha sido más contundente y en su perfil en redes sociales ha lanzado una publicación en la que ha lamentado que lo ocurrido «es una amenaza para todo lo que ha adornado hasta ahora la democracia eslovaca», y ha reconocido sentirse horrorizado por saber hasta dónde puede llevar «el odio» político.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.