UTE rememoró sus 30 años en la Antártida

La Base Científica Antártica Artigas está ubicada en la isla Rey Jorge, más allá del paralelo 60

UTE recordó sus tres décadas de presencia en la Antártida, en un reconocimiento que contó con la participación de la presidenta de UTE Silvia Emaldi, el Directorio en pleno, el Gerente General Javier San Cristóbal, integrantes del cuadro gerencial y funcionarios. La actividad se realizó en el Salón de Actos del Palacio de la Luz y fue transmitida por plataforma remota a todo el país.

La presencia de UTE desde el año 1993 y su participación en un marco de cooperación interinstitucional permite la generación eléctrica en la Base Artigas. El camino recorrido ha pasado por distintas etapas: desde los primeros generadores instalados hasta los futuros proyectos de Eficiencia Energética (un plan piloto de acumulación de energía en baterías recicladas de litio, provenientes de la flota vehicular de nuestra empresa), pasando por la instalación de paneles solares fotovoltaicos (el primero en el 2018 y el segundo, a nivel de piso, en el 2019) y luego un aerogenerador en diciembre de 2021, que trajo un significativo aporte de energía renovable, buscando seguir aumentando el nivel de descarbonización en la zona.

La base de generación eléctrica la conforman 3 equipos SDMO de 140 kW de potencia nominal cada uno, con un sistema de doble redundancia: uno de los grupos funciona en forma continua mientras los otros dos se mantienen como respaldo.

Asimismo, la apuesta por las energías renovables en línea con la matriz energética uruguaya, ha dado resultados muy positivos y ello permite tener una Base Científica Antártica Artigas más sustentable desde el punto de vista ambiental, reduciendo el consumo de combustible fósil y por ende la huella de carbono, logrando al mismo tiempo un considerable ahorro económico.

La Base cuenta con una dotación de 8 a 10 personas durante todo el año, mientras que en el verano antártico también recibe a científicos y técnicos de todas partes del mundo para el desarrollo de sus investigaciones y proyectos. El recambio de las dotaciones cada 12 meses implica un desafío extra para UTE, porque han de capacitarse en las diferentes tareas operativas a todos los integrantes nuevos que se incorporan a la Base.

Recientemente tuvo lugar un episodio que puso en riesgo la continuidad del servicio de energía eléctrica fundamental para la vida en la Base. Luego de recibida la comunicación desde la Antártida, un equipo de UTE se puso rápidamente manos a la obra, llegando con celeridad a un diagnóstico remoto: el incidente se debió a un problema relacionado con el combustible.

Para resolverlo fue necesario un viaje coordinado en forma relámpago a la Antártida, con el conocimiento técnico y los repuestos necesarios a hombros de un equipo de técnicos de UTE, para lograr la regularización de la situación en un lugar donde todas las actividades se realizan teniendo a la electricidad como insumo básico y fundamental.

En el momento más emotivo del acto el Directorio entregó a cada uno de los integrantes del equipo de Generación Autónoma que participaron de esta reciente maniobra un reconocimiento, destacando su disposición y compromiso.

Al dirigirse a cada uno de ellos y, por extensión, a todos los funcionarios de la empresa que a lo largo de estos 30 años han participado de diferentes tareas relacionadas con la Antártida, el ingeniero Javier San Cristóbal resaltó la vocación de servicio y el espíritu de los trabajadores de UTE, siempre dispuestos a resolver inconvenientes sin importar la ubicación geográfica ni la hora.

La presidenta Emaldi cerró el evento agradeciendo enormemente a “los integrantes del equipo de Generación Autónoma y a todos los funcionarios de nuestra empresa en general. El servicio de UTE debe cumplirse en el lugar que sea, en nuestro territorio o en la Base Artigas, haya pandemia, temporales, inundaciones, incendios o, como este caso, también nieve”.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.