De la remontada épica de Países Bajos a la dramática clasificación de Argentina

Los naranjas remontaron un 0-2, empataron en el minuto 101 pero en los penales terminó imponiéndose Argentina.

Argentina eliminó a Países Bajos por 4-3 en los penales y se clasificó a las semifinales del Mundial 2022 en una sufrida definición que tuvo a Emiliano “Dibu” Martínez como héroe, al igual que Sergio “Chiquito” Romero ante el mismo rival en Brasil 2014.

El arquero le tapó los dos primeros envíos al capitán neerlandés Virgil Van Dijk y a Steven Berghuis, lo que encaminó un pase de ronda sentenciado por Lautaro Martínez en la quinta y última ejecución.

La victoria en el período reglamentario parecía asegurada con tantos de Nahuel Molina (35m.PT) y Messi (28.ST), de penal, pero Países Bajos alcanzó un inesperado 2-2 con doblete del ingresado Wout Weghorst (38m.y 56m.ST) el segundo en el minuto 101 ya que se adicionaron más de 11, lo que forzó una prórroga de 30 minutos.

Tenso, trabajado, táctico: así transcurrió el partido ante la apertura del marcador, con dos equipos estudiosos de cada movimiento -propio y ajeno- para no dar un milímetro de ventaja en una instancia sin mañana.

Juegos de esas características, aseguran los especialistas, se destraban con gambetas y a su juego llamaron a Messi para fabricar una situación de gol en el sector por el que eligió moverse mayoritariamente durante la parte inicial.

El capitán argentino recogió una pelota por el sector de Frenkie De Jong, lo dejó fuera de cuadro y se abrió espacio para avanzar. Nathan Aké fue a su encuentro como cada vez que el astro intervino por su zona, pero esta vez, quedó a destiempo por una amague sutil.

Recién en ese instante Messi decidió que era momento de soltar una filosa habilitación para Molina, que había iniciado la jugada y la terminó dentro del área con un anticipo frente al arquero Noppert.

Países Bajos con algunas variantes se adelantó en la cancha y dejó más espacios detrás de su línea media, lo que representaba una oportunidad para Messi, Julián Álvarez y algún volante argentino que se desprendiera.

Sin embargo, en una de las incursiones controladas, Acuña pisó el área, Dumfries lo barrió y el español Antonio Mateu Lahoz sancionó penal, tercero para Argentina en esta Copa del Mundo.

El capitán facturó con un zurdazo cruzado y tras festejar.

El partido se puso picante en el tramo final y el legendario entrenador holandés jugó una última carta que le salió a la perfección, cuando ordenó la entrada de otra torre, Wout Weghorst (1,97m.).

Cinco minutos después, el delantero del Besiktas turco ganó en el área, logró el descuento y puso el partido en un terreno cardíaco. Era de esperar que la “Oranje” se lanzara en los últimos minutos, mientras Argentina buscaba enfriar el partido con faltas y discusiones.

Los neerlandeses sorprendieron con un movimiento preparado y Weghorst enmudeció la cancha con el empate. Tanto el equipo como el público tardaron en reaccionar frente a semejante golpe ante un rival que -lógicamente- lucía con mayor integridad.

Con el ingreso de Di María para los últimos 10 minutos, Argentina arrinconó a Países Bajos y pudo ganarlo con Lautaro y un tiro de Enzo Fernández, que pegó en la base del palo derecho.

El árbitro Mateu Lahoz, a quien se le escapó el partido de las manos, marcó el final y en los penales “Dibu” Martínez demostró toda su personalidad para restablecer una noche que tuvo un sufrimiento innecesario.

En la definición por penales, par Argentina convirtieron Messi, Paredes, Montiel y Lautaro Martínez; Koopmeiners, Weghorst y De Jong anotaron para Países Bajos. Emiliano Martinez (A) tapó los envíos de Van Dijk y Berghuis. Enzo Fernández (A) desvió su remate.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Tribuna