El caso del Banque Heritage vuelve al tapete

Medio centenar de depositantes argentinos y ejecutivos del banco deberán declarar en la Justicia Civil, luego que el denunciante se negara a llegar a un acuerdo de conciliación económica. Su abogado asegura tener pruebas contundentes de que la entidad uruguaya estaba al tanto de la maniobra.

La millonaria maniobra denunciada por el abogado Enrique Sayagués, quien asegura tener pruebas de que entre 2013 y 2017 el Banque Heritage montó una operativa para captar “dinero negro” de ahorristas argentinos e ingresarlo ilegalmente al banco en Uruguay a través de una contabilidad paralela, llegará a juicio, luego que en una tensa audiencia que tuvo lugar el pasado viernes 8 el propio denunciante rechazara llegar a un acuerdo de conciliación con la entidad financiera.

En el juicio, que se sustanciará en el Juzgado Civil de Tercer Turno, deberán declarar más de cuarenta personas, entre depositantes argentinos cuyos depósitos fueron traídos a Uruguay y colocados en Banque Heritage y las principales autoridades del banco de aquella época, incluyendo a su ex gerenta general y su oficial de cumplimiento.

En la audiencia del viernes 8, Sayagués rechazó en nombre de su defendido Diego Lenguas la posibilidad de alcanzar un acuerdo económico con Banque Heritage. “Mi defendido no quiere dinero, sino un juicio que termine con una sentencia absolutoria. Sólo así podrá limpiar su buen nombre y el de su familia”, dijo el abogado. Lenguas fue una de las personas que se encargó de transportar dinero entre Buenos Aires y Montevideo a las órdenes de Elena Nazarenko, la ejecutiva de Banque Heritage que fue condenada tras haber admitido que dirigía una operación ilegal para captar “dinero negro” de depositantes argentinos para colocarlo en la institución financiera uruguaya.

En diálogo con el Diario La R, Sayagués explicó que “la causa es la mejor aplicación de la teoría defensiva del tero: armar mucho ruido allá lejos de donde están los huevos”. Aseguró que “el banco armó un escándalo sobre el robo del dinero y los presuntos cómplices, denunció que había una organización delictiva, que era todo un cuento”.

“Aunque mi defendido solo transportaba el dinero, cobraba una comisión del 3% de lo transportado y nunca se quedó con un peso de nadie, Banque Heritage lo demandó por estafa y apropiación indebida, sin una sola prueba. Eso le ha ocasionado un enorme perjuicio. Por eso queremos ir a juicio. Porque tenemos prueba suficiente para demostrar que la maniobra de captación del dinero negro en Argentina no fue idea de una ejecutiva de cuenta que actuó de manera solitaria, sino del propio banco. Y que si alguien estafó no fue mi cliente, que merece y va a obtener un fallo absolutorio, sino el banco que deberá explicar por qué hizo lo que hizo, si tenía o no una contabilidad paralela para estos depósitos y por qué montó una operación ilegal para captar fondos de ahorristas argentinos”, explicó Sayagués.

La jueza actuante dio quince días hábiles a los abogados de Banque Heritage para que proporcione las direcciones de contacto de todos los ahorristas argentinos involucrados en la maniobra, los que serán citados a declarar. Podrán hacerlo en Uruguay o en Argentina. “Los abogados del banco dijeron en su momento que traerían, para su juicio penal, a 45 depositantes argentinos, que declararían que mi cliente los había robado. Cuando vinieron los primeros 15, todos dijeron que se trataba de plata negra y que Banque Heritage sabía perfectamente de la maniobra, y que nunca habían tenido un recibo por sus depósitos o sus retiros. Por supuesto que el banco no trajo a los otros 30 testigos. Nosotros queremos que ahora declaren todos”, dijo Sayagués.

El abogado aseguró que cuenta con “datos muy precisos de los movimientos financieros de casi medio centenar de depositantes afectados”, que “surgen de Price Waterhouse Coopers, la auditora de Banque Heritage, y permiten establecer que la maniobra se remonta a 2012 y 2013. En esos informes se puede identificar una cantidad de dinero involucrada muy superior a la que luego se difundió cuando la maniobra tomó estado público. El monto de la maniobra es varias veces superior al monto defraudado por la ejecutiva de cuentas infiel que luego fue procesada”, aseguró Sayagués.

El abogado sostuvo que el Banque Heritage “desarrollaba una actividad ilícita desde el punto de vista administrativo” en Uruguay y “desde el aspecto penal en Buenos Aires”.

En 2018 la ley de lavado de activos, votada en diciembre de 2017, hizo a la evasión fiscal un delito precedente de lavado de activo, lo que provocó que los bancos en Uruguay quedaran inhabilitados para recibir cuentas no declaradas.

“En el año 2012, los actuales dueños compraron Banque Heritage en Uruguay. Inmediatamente cerraron la sucursal en Buenos Aires, pero no dejaron de funcionar en su tarea habitual: traer dinero ‘negro’ al Uruguay. Sencillamente, les resultaba más fácil y seguro hacerlo en forma clandestina y así operaron desde 2012 hasta 2017”, afirmó Sayagués.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Nacionales