La mística hizo resucitar al Real Madrid que remontó el partido y eliminó al Chelsea

El multi campeón de Europa perdía por goleada 0-3 con el Chelsea, campeón vigente de Champions, pero hizo los 2 goles que precisaba para clasificar.

Real Madrid perdió 3-2 frente al Chelsea como local por la vuelta de los cuartos de final de la Champions League y se metió en semifinales con un global de 5-4, en una serie que se fue a alargue en el Bernabéu después de que el último campeón perdonara al más veces campeón.

Los merengues, que habían ganado 3-1 en la ida, no se guardaron nada para la revancha y colocaron en cancha su mejor equipo posible, pero el conjunto inglés fue bastante superior desde el arranque y a los 15’ se adelantó gracias a Mason Mount tras pase certero de Timo Werner.

El resto del primer tiempo fue parejo, con un par de llegadas para los dos, hasta que a los 51’ se armó el partidazo. De un córner que estuvo mal sancionado a favor del Chelsea, Mount ejecutó un tiro de esquina y Rudiger ganó de arriba para poner el 0-2 e igualar la serie.

Un rato después marcó el tercero Marcos Alonso, pero una mano imperceptible en tiempo real y ni siquiera protestada por los jugadores blancos hizo que el VAR invalidara la conquista. Nada tuvo para objetar el VAR a los 75’, cuando Werner desparramó a Casemiro y a Courtois en el área para poner el 0-3, resultado que a esa altura era justificado y significaba la clasificación. El partido era un paseo londinense.

Era un descalabro el Real Madrid, que contó todo el partido con Federico Valverde, pero Carlo Ancelotti movió fichas y hubo un efecto inmediato. Rodrygo, que había entrado a los 78’ por Casemiro, capitalizó un pase monumental de Modric para poner el 1-3 y mandar el encuentro a la prórroga. En los minutos siguientes agotó todo el crédito de suerte que tenía.

Antes del alargue, Chelsea perdonó a una floja e improvisada defensa madridista, que tenía a Lucas Vázquez como lateral derecho y a Dani Carvajal de central. Podía avizorarse la máxima futbolera de “goles errados son goles en contra” después de los últimos cinco minutos, tramo en el que el cuadro de Thomas Tuchel malogró situaciones muy claras para liquidar el pleito.

Le dieron una vida más y lo aprovechó Real Madrid, que a los 96’ aprovechó el gran momento del mejor centrodelantero del mundo. Rodrygo desbordó por izquierda y Karin Benzema apareció solo en el corazón del área para conectar un frentazo perfecto, de pique al suelo y a la red. Luego, si bien terminó pidiendo la hora, hasta pudo haber logrado el 3-3 el equipo más laureado del mundo, que espera en semifinales por Manchester City o Atlético de Madrid.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Tribuna