¿Qué es la hipertensión y qué hacer para prevenirla?

En Uruguay, la prevalencia de hipertensión arterial en población adulta (25 a 64 años) es 36,6%,

Se habla de hipertensión cuando la presión de la sangre en nuestros vasos sanguíneos es demasiado alta. Esto representa un problema frecuente que puede ser grave si no se trata, a veces no causa síntomas y la única forma de detectarla es tomando la tensión arterial.

La hipertensión, también llamada presión arterial alta, es uno de los principales factores que contribuyen a las cardiopatías y los accidentes cerebrovasculares, que son las principales causas de muerte en todo el mundo.

En el continente americano, la realidad no es muy diferente, este problema representa la principal causa de muerte en América, según datos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS). Actualmente, se estima que solo el 36% de los adultos con hipertensión en la región tienen su presión arterial bajo control, aumentar esta cifra al 50% podría ayudar a prevenir alrededor de 400.000 muertes relacionadas con la cardiopatía isquémica y la enfermedad cerebrovascular.

En Uruguay, la prevalencia de hipertensión arterial en población adulta (25 a 64 años) es 36,6%, según la 2ª Encuesta Nacional de Factores de Riesgo de Enfermedades No Transmisibles y se estima que el 58% de los adultos hipertensos no están diagnosticados.

La hipertensión puede dañar varios órganos del cuerpo; puede dañar, bloquear o reventar las arterias que suministran sangre al cerebro y provocar una apoplejía. También es causa de enfermedad renal crónica.

Las personas con hipertensión crónica tienen un riesgo elevado de padecer otras afecciones, incluida una mayor probabilidad de desarrollar demencia. Y la hipertensión puede ser mortal si no se trata.

Algunos de los síntomas más comunes de la hipertensión y otras enfermedades que tienen origen en la presión arterial son: dolor intenso de cabeza, dolor en el pecho, mareos, dificultad para respirar, náuseas, vómitos, visión borrosa o cambios en la visión y ansiedad.

Por eso, es necesario tomar medidas a tiempo para prevenir inclusive una muerte prematura por problemas cardíacos. La OPS recomienda reducir la ingesta de sal a menos de 5 gms. al día, consumir frutas y verduras (al menos 5 porciones diarias), bajo consumo de grasas saturadas y no consumir grasas trans.

Mantenerse físicamente activo y evitar el sedentarismo, mantener peso adecuado (cada pérdida de 5 kg de exceso de peso puede reducir la tensión arterial sistólica entre 2 y 10 puntos). Evitar consumo de tabaco, consumo de alcohol de bajo riesgo (lo que equivale a una bebida estándar en mujeres y dos en hombres, como máximo, por día).

Pero si presentas dolores muy seguidos y cada vez más fuertes lo que recomiendan los especialistas es acudir a un médico inmediatamente.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Sociedad