El vicepresidente de Brasil cuenta que Bolsonaro estaba “medio triste” en su primer acto tras su derrota

Había concurrido a una ceremonia en la Academia Militar de Agulhas Negras, en Río de Janeiro.

El aún vicepresidente de Brasil, Hamilton Mourao, ha contado que el presidente saliente, Jair Bolsonaro, “estuvo medio triste” durante la ceremonia a la que acudió el sábado en la Academia Militar de Agulhas Negras, en Río de Janeiro, el primer acto público en el que se le ha podido ver después de su derrota en las elecciones del pasado 30 de octubre.

“Le dije que había un grupo de personas que querían una foto con él y le animé para que fuera a sacarse una foto con el pueblo”, ha contado Mourao cuando le han preguntado sobre una de las imágenes del evento del sábado en las que le ve interactuando con un Bolsonaro impávido que no le responde. “Estaba medio triste”, ha dicho en relación a esa falta de respuesta de un Bolsonaro, que no está participando directamente en la transición de poder como sí está haciendo él, después de recibir este martes al vicepresidente electo, Geraldo Alckmin en el Palacio del Planalto.

“Él quería saber cuáles son las actividades que la Vicepresidencia está realizando, cuál es la estructura, las atribuciones”, ha explicado Mourao, añadiendo que fue el propio Alckmin quien “pidió tomar un café”, cuenta el diario ‘O Globo’

El encuentro, de unos 40 minutos, es el primero que mantienen ambos desde que se supo del triunfo de Luiz Inácio Lula da Silva en las elecciones. Antes, Alckmin ya había tenido ocasión de ver fugazmente a Bolsonaro en los pasillos del Palacio del Planalto, donde conversaron de manera improvisada durante unos escasos minutos. No obstante, no es la primera vez que los dos hablan tras conocerse el resultado de las elecciones, puesto que Mourao envió un mensaje a Alckmin poniéndose a su disposición durante el proceso de traspaso de poder.

Mourao también se ha permitido el lujo de lanzar una broma de dudoso gusto, relatando cómo la pareja de Alckmin acudió a la residencia oficial del vicepresidente, el Palacio del Jaburu, donde fue recibido por su esposa. “La mujer de él ya fue para allá. Ahí quien manda es la mujer”, ha dicho.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Mundo