Europa y EEUU señalan que en Ucrania se han cometido “crímenes de guerra” y aseguran que no quedarán impunes

"En las calles, cientos de civiles asesinados cobardemente" señaló el presidente de Francia, Emmanuel Macron.

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, ha prometido nuevas sanciones de la Unión Europea tras acusar al Ejército ruso de cometer “atrocidades” en la ciudad ucraniana de Bucha, al norte de Kiev y recientemente liberada. “Consternado por las espantosas imágenes de las atrocidades cometidas por el Ejército ruso en la región liberada de Kiev”, ha hecho saber Michel en un mensaje en Twitter, acompañado de la etiqueta “Masacre en Bucha”.

Michel ha prometido al Gobierno ucraniano y a las ONG el comienzo de una “recopilación de las pruebas necesarias para perseguir el caso en los tribunales internacionales” antes de prometer que “ya están en camino nuevas sanciones de la UE y más apoyo”. De momento, el ministro de Finanzas alemán y miembro clave de la coalición de Gobierno, Christian Lindner, ha anunciado que convocará este lunes a sus aliados europeos para discutir un endurecimiento de las sanciones contra Rusia tras denunciar “crímenes de guerra” cometidos por las tropas rusas en las zonas próximas a Kiev, de las que se han retirado en las últimas horas, empezando por ciudad de Bucha.

“A partir de mañana (lunes) discutiremos con nuestros socios cómo podemos endurecer aún más las sanciones contra el presidente de Rusia, Vladimir Putin”, ha hecho saber Lindner en su cuenta de Twitter. “Las imágenes de Bucha demuestra el carácter criminal de la guerra contra Ucrania. Es insoportable”, ha añadido. El vicecanciller alemán Robert Habeck, y la ministra de Exteriores, Annalena Baerbock, se han sumado a Lindner en su condena y confirmado la convocatoria. “Este terrible crimen de guerra no puede quedar sin respuesta”, ha declarado Habeck al diario ‘Bild’. Por su parte, el ministro de Exteriores alemán, Jean-Yves Le Drian, ha condenado también “en los términos más enérgicos tales actos que constituyen, si se confirman, crímenes de guerra”.

Reforzar la presión

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, ha condenado los “crímenes” cometidos por las fuerzas rusas durante su retirada de las ciudades próximas a Kiev, en particular en la localidad de Bucha, y prometido que estos actos no quedarán sin respuesta. Macron, a través de un mensaje en su cuenta de Twitter, ha descrito como “insoportables” las imágenes de civiles muertos en la localidad de Bucha. “En las calles, cientos de civiles asesinados cobardemente. Mi compasión por las víctimas, mi solidaridad con los ucranianos”, ha declarado el presidente francés. “Las autoridades rusas tendrán que responder por estos crímenes”, ha hecho saber el mandatario. En el ámbito de las sanciones, el ministro de Exteriores francés ha apostado por “mantener y reforzar la presión económica e internacional sobre Rusia” para “obligar a las autoridades rusas a poner fin a la guerra de agresión que lanzaron el 24 de febrero contra Ucrania y cuyo precio humano e impacto humanitario son cada día más altos”.

Actos de brutalidad

El secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, ha acusado a las fuerzas rusas de cometer actos de brutalidad durante la invasión de Ucrania y expresado su conmoción por las imágenes de civiles muertos en las localidades próximas a Kiev, de las que Rusia se ha retirado en los últimos días para concentrar su ofensiva en el este del país.

En declaraciones a CNN, Blinken ha descrito las imágenes que ha visto de cadáveres en la ciudad de Bucha como “un puñetazo en el estómago”, ha declarado el secretario de Estado. “Habíamos dicho que era posible que Rusia cometiera atrocidades y que durante esta agresión Moscú ha cometido crímenes de guerra”, ha declarado Blinken. “Estamos trabajando para documentarlos, para aportar información y entregarla a las instituciones pertinentes para que junten todos los datos”, ha añadido. El secretario de Estado ha pedido a la comunidad internacional que se mantenga sensibilizada. “No podemos anestesiarnos, eso es lo más importante. No podemos normalizar esta situación”, ha declarado. “Ésta es la realidad de lo que sucede todos los días mientras la brutalidad de Rusia continúa, y es el motivo por el que debe terminar”, ha añadido.

Las implicaciones de Rusia

La ministra de Asuntos Exteriores británica, Liz Truss, ha defendido este domingo la necesidad de investigar los “ataques indiscriminados” de fuerzas rusas contra civiles en Ucrania como crímenes de guerra. “No vamos a permitir que Rusia encubra su implicación en estas atrocidades con desinformación cínica y vamos a garantizar que las acciones de Rusia vean la luz”, ha afirmado Truss, según recoge el diario británico ‘The Guardian’.

Así, Truss ha asegurado que Londres apoyará la investigación en el Tribunal Penal Internacional (TPI) de los “actos lamentables” perpetrados por Rusia en localidades como Irpin y Bucha, a las afueras de Kiev. Más tarde, el primer ministro británico, Boris Johnson, ha condenado estos “despreciables ataques contra civiles inocentes en Irpin y Bucha”, nuevas pruebas de que “Putin y su Ejército están perpetrando crímenes de guerra en Ucrania”. Johnson se ha referido al desmentido de Moscú, que considera una manipulación estas informaciones. “Ningún desmentido ni desinformación del Kremlin pueden ocultar lo que hemos visto todos como la verdad. Putin está desesperado, está fracasando y la voluntad de Ucrania jamás ha sido más fuerte”, ha añadido. Además, Johnson ha asegurado que “hará todo lo posible” para dejar sin suministros la “máquina de guerra de Putin”. “Estamos aumentando nuestras sanciones y el apoyo militar y reforzando la ayuda humanitaria para quienes lo necesitan”, ha explicado. Mientras, la embajadora británica en Ucrania, Melinda Simmons, se ha referido a la gravedad de las acusaciones de violaciones, “claramente parte del arsenal” ruso. “Una mujer fue violada delante de sus hijos, otras niñas fueron violadas delante de sus familias con la intención deliberada de someterlas. La violación es un crimen de guerra”, ha subrayado.

España dice que hay “crimenes de guerra”

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, ha pedido investigar los “crímenes de guerra” perpetrados en la localidad de Bucha, a las afueras de Kiev, donde las autoridades ucranianas han informado del hallazgo de cientos de cadáveres de civiles que habrían sido asesinados por fuerzas rusas. “Imágenes insoportables de Bucha tras la retirada de las tropas rusas que nos indignan profundamente”, ha publicado Albares en su cuenta en Twitter. “Toda mi solidaridad con las víctimas de esta barbarie. Los crímenes de guerra deben ser investigados rápidamente y sus responsables castigados”, ha añadido. Estados Unidos, la UE o Reino Unido han condenado ya estas muertes y han adelantado que preparan nuevas sanciones contra Rusia en respuesta a estas acciones consideradas por Ucrania como un “genocidio”.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Mundo