Murió Atilio Stampone, gran pianista y compositor de tango

Estuvo en las orquestas de Pedro Maffia, Astor Piazzolla y creó la suya, junto a Leopoldo Federico.

Atilio Stampone. Tenía solamente 16 años y ya tocaba el piano en la orquesta de Pedro Maffia.

El notable pianista, compositor, director de orquesta y arreglador de tango argentino, Atilio Stampone, falleció este miércoles a los 96 años, según informaron fuentes cercanas al músico a la agencia Télam.

Nacido en la ciudad de Buenos Aires, con 16 años ya tocaba el piano en la orquesta de Pedro Maffia, pasó luego a la de Astor Piazzolla y en 1952 creó la suya junto al bandoneonista Leopoldo Federico. Entre otras obras compuso Afiches, Con pan y cebolla, De Homero a Homero, Desencanto (todos con letras de Homero Expósito), Aguatero y Cadícamo (letra de Enrique Bugatti).

Stampone cultivó el tango como una lujosa joya de la música. Poseía un sonido diferenciado, siempre adecuado a los tiempos. Su producción siempre parecía nueva, como si fuera interpretada por un músico joven y ese fue el mejor sello de su talento y de su ductilidad para posicionarse en el pico de la avanzada.

No solo se destacó como músico, una pasión que para él no tenía fronteras, sino que, con los años, ocupó la Presidencia de la Sociedad de Autores y Compositores (SADAIC) e integró varios directorios, desde donde impuso ese afán renovador y su particular sentido de la ética.

Sus comienzos

Su punto de partida con el tango se produjo en 1942 -hace casi 80 años- al debutar en los palcos con el mítico grupo de Pedro Maffia. Identificado con los movimientos artísticos de vanguardia, donde se enroló prontamente en la fila de colegas que buscaban un nuevo lugar para el tango.

Pasó por la orquesta de Astor Piazzolla en 1946 para después recorrer un buen trecho de esa búsqueda y de ese camino junto a Leopoldo Federico. Formaría su propia orquesta en 1956.

La noche fue siempre, para Stampone, una entidad ajena. Se definía como un hombre de día, con mañanas en los natatorios y tardes en los conservatorios. Desde los años ’60, sin embargo, quedó “condenado” al éxito de Caño 14, un extraordinario emprendimiento tanguero, un mito porteño, del cual fue uno de sus fundadores.

Mientras, durante y después, Stampone viviría intensamente la música, en sus más variadas expresiones. Como compositor, le pertenecen temas de rotunda calidad, como Afiches, Romance de tango, Mi amigo Cholo u Homenaje al amigo, para destacar, caprichosamente, solo a algunos.

El ámbito de su expresión se ensanchó con la autoría de música para películas: Stampone fue autor de las de La mano en la trampa (1959), Un guapo del 900 (1960), Proceso a la infamia (1981) y La historia oficial, filme mítico del cine argentino que mereció un Oscar de la Academia de Hollywood.

Actuó con su orquesta en la película documental Café de los maestros (2008) dirigido por Miguel Kohan y en el álbum Café de los Maestros Vol. 1 y 2 (2005) en el que registró Orgullo criollo y Mi amigo Cholo.

Siempre inquieto

Su permanente actitud de hacedor, lo impulsó a llevar el tango fuera de sus domicilios habituales. Con Oscar Araiz y el Ballet de Ginebra se presentó en los más exigentes teatros europeos.

Posteriormente, en 1987, dirigió la Orquesta Sinfónica de Madrid y, en simultaneidad, acompañó a Julio Bocca en Nueva York. Con Bocca participó de una gira por España, Italia, Israel y Egipto. Atilio siguió componiendo siempre, mientras se ocupaba de los arreglos de la Orquesta Nacional de Música Popular Juan de Dios Filiberto, entidad de la que fue designado director. En SADAIC ocupó sus tardes durante años, mientras nadaba en Gimnasia y Esgrima y vivía ardorosamente la actividad política desde el desarrollismo en adelante, siempre con la fuerza y el vigor un adolescente.

En el 2000 recibió el Premio a la Trayectoria del Fondo Nacional de las Artes y en octubre del 2003 por Ley N° 1091 de la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires se le designó Ciudadano Ilustre.

Su última actuación en Uruguay

Stampone tenía una muy estrecha relación con el Uruguay hacia donde viajó en varias oportunidades con su orquesta. Su última presentación, fue en el Teatro Solís, en marzo de 2010, a los 83 años. El autor, entre otras creaciones, de la música de la película “La historia oficial”, ganadora del premio Oscar a la Mejor Película Extranjera, actuó ese noche a teatro lleno y fue ovacionado por el público uruguayo. 

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Sociedad