/

Preacuerdo para trabajadores no médicos y cierre de Casa de Galicia

La asamblea de la Asociación de Funcionarios de Casa de Galicia (Afuncag)aceptó el preacuerdo por unanimidad, que establece que cada 1.000 socios se integren 21 trabajadores no médicos, pero quieren introducirle algunos cambios. Además, el 31 de marzo se dio el cierre definitivo a la mutualista.

La Asociación de Funcionarios de Casa de Galicia (Afuncag) aceptó el preacuerdo firmado en con el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) para los trabajadores no médicos que pasarán a trabajar en alguno de los cinco prestadores de salud que recibieron a los socios de esta histórica sociedad médica que son: Círculo Católico, Hospital Evangélico, Universal, Cudam y Crami.

El documento, que fue firmado en reunión tripartita, tiene mejoras con respecto al primero que habían firmado el pasado martes 23 de marzo y fue rechazado ese mismo viernes (25 de marzo) por la asamblea de Afuncag, según consigna la página de La Diaria.

El nuevo que fue aceptado, establece que dichas empresas van a tomar a 21 funcionarios no médicos cada 1.000 usuarios, cuando en el anterior eran 20 cada 1.000. Además, los que solo trabajaban en Casa de Galicia cobrarán un subsidio del 70 por ciento de sus salarios nominales.

Esos trabajadores estarán a prueba por 30 días. Luego de cumplido ese plazo, si la persona renuncia o deja de cumplir con sus servicios, las mutualistas tienen la posibilidad de contratar nuevos trabajadores que están registrados en la base de datos del MTSS. 

Los que no queden designados para ningún prestador en esta primera instancia, tendrán un seguro de paro especial como lo marca la Ley 20.022. Éste será por un año y se les dará el 50 por ciento de los ingresos que cobraban en Casa de Galicia en los últimos seis meses. Si tienen familiares a cargo, tienen la chance de agregarle un 20 por ciento más a ese 50.

Afuncag se reunió en Asamblea y aprobó el preacuerdo pero consideraron que eran necesarias hacerles algunas modificaciones. Esas “no hacen al fondo de la cuestión”, según dijeron a dicho medio, pero son importantes que queden por escrito en el documento. En su página de Facebook publicaron que estaban a la espera de firmar el acuerdo definitivo.

CIERRE DEL SANATORIO

El pasado jueves 31 de marzo se dio el cierre definitivo de Casa de Galicia, no sin antes sacar a todos los pacientes que estaban internados y derivarlos a la mutualista que hayan elegido dentro de las cinco posibles. 

Una gran cantidad de personas se acercó hasta la sede central ubicada en Av. Millán y Molinos de Raffo para darle la última despedida a la institución y escuchar la proclama de Afuncag. A continuación, pondremos algunos fragmentos de la misma que se puede leer completa en su Facebook.

“Estamos hoy aquí, en este día que es tan importante para muchos de nosotros, atestiguando este desastre que han hecho con Casa de Galicia, con nuestro lugar de trabajo, nuestro sustento y el de nuestras familias por tantos años.

Los buitres del sistema, los empresarios avaros y corruptos, los que lucran y se enriquecen vilmente con la salud de nuestro pueblo, son los responsables de este triste presente.

Los gobiernos, que no ejercen el contralor, que tercerizan y entregan a los empresarios la salud pública, son también responsables. 

Mucho ha transcurrido desde aquel 23 de diciembre, en donde en un acto sin precedentes, se deja en la calle a miles, a días de las fiestas tradicionales, sin abonar sus aguinaldos y sin saber que iba a pasar con nosotros. 

Condenaron al desempleo, la angustia y la incertidumbre a miles, a un barrio entero, al que le quitaron un pulmón, una posibilidad de parar la olla, una chance de ver proliferar su pequeño comercio, o servicio. 

No cabe dudas, que para los trabajadores, pero también para toda la barriada, no será lo mismo, habrá un antes y un después de Casa de Galicia. 

Este sistema perverso, así lo quiso, atentando y privándonos del único centro de salud de esta zona, que atiende a una comunidad de más de 40.000 socios en la actualidad, pero que a lo largo de su rica historia, cuenta miles y miles de luchas por la vida, de nacimientos y de alivios.

Desde aquel 23 de diciembre, parece que fue ayer, nos hemos enfrentado a la desocupación, el desarraigo y la tristeza, un día sí y otro también. 

No sólo hemos peleado, contra las empresas, contra el Gobierno sordo y soberbio y contra el lucro. Ha sido también, una batalla contra nosotros mismos, para sostenernos, para no resignarnos, para no arrodillarnos y seguir de pie. 

Un capítulo aparte merece, en el análisis, el rol nefasto, entreguista y de sicariato, que cumplieron nuestros dirigentes de turno, y los de la mayoría de la Federación Uruguaya de la Salud (FUS). Desde el primer momento, invitando a la claudicación, a la entrega sin lucha de todo esto. No sólo peleamos contra todo, sino que además también, tuvimos que pelear contra ellos, que supuestamente, deberían apoyar y contener, ejercer la solidaridad y acompañar la lucha.

Desde aquí decimos bien en claro y para que se escuche. Las trabajadoras y trabajadores de Casa de Galicia, nunca perdonaremos el despojo, la soberbia y la altanería, de quienes nos quisieron entregar, desde el primer día, hasta el último, queriendo sacarnos del medio, vaya a saber con qué fines, nunca será olvidada la entrega y la mezquindad del autoritarismo que se quiso llevar puesta a nuestra asamblea, a nuestra organización sindical”.

La misma proseguía y sobre el final decía lo siguiente: “Podremos perder, podremos ser derrotados, pero nunca abandonaremos la lucha. Seguramente, hoy, todos podrán mirar a la cara a sus hijos, a su familia, y explicarles, que todo valió la pena, cada hora, cada mojadura, cada bronca, cada lágrima. Estamos de pie, hemos torcido el brazo siniestro de los que nos querían de rodillas! Viva la lucha de Afuncag! Vivan los trabajadores de Casa de Galicia!Arriba los que luchan!Abajo los que entregan!

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Sindicales

Nace la Celac Social

Lanzamiento de la CELAC Social, una instancia en la que participarán organizaciones sociales, sindicales, políticas, de