CASMU brinda servicios de salud sexual y reproductiva masculina para socios y no socios

Para contribuir en la construcción de una mejor calidad de vida, CASMU cuenta con una Policlínica especializada en Andrología, que permite diagnosticar, detectar las causas y realizar tratamientos para las patologías de la función sexual y reproductiva del hombre, brindando soluciones a socios y no socios.

El 15% de las parejas uruguayas padecen de problemas de fertilidad y las disfunciones sexuales masculinas son muy prevalentes, siendo la eyaculación precoz como la más frecuente y la disfunción eréctil la de mayor demanda de consultas médicas.

La andrología es el área de la medicina que estudia los problemas sexuales y reproductivos masculinos, atendiendo a los trastornos sexuales (de erección, eyaculación y deseo), de fertilidad y problemas funcionales de órganos de reproducción.

«Se trata de una subespecialidad, que podríamos enmarcar dentro de la urología», especificó el andrólogo Andrés Saltre, encargado de la Policlínica de Andrología de CASMU. «En nuestro país es una disciplina que no está muy desarrollada. No existe la especialidad como tal, ya que es muy poco lo que se cursa en la facultad», contó Saltre, quien realizó su especialización en el área en el exterior del país.

CASMU es una de las únicas dos mutualistas de Uruguay que ofrecen esta especialización. Su policlínica comenzó a funcionar hace tres años para atender las patologías vinculadas a la infertilidad, con consultas derivadas desde la Unidad de Reproducción Asistida (URAC). Con el correr del tiempo se fue diversificando, y actualmente también brinda diagnósticos y tratamientos para dificultades de la salud sexual.

Saltre indicó que Uruguay no es ajeno a la realidad mundial en la que la eyaculación precoz es la patología de la función sexual más frecuente, presente entre el 30% y el 40% de los hombres.

Sin embargo, no es el principal motivo de consulta. La disfunción eréctil es la que ocupa la mayor cantidad de horas de consulta. «Prácticamente el 80% de las consultas en la policlínica son por disfunción eréctil, un 10% consulta por eyaculación precoz y otros 10% por fertilidad», contó.

En la Policlínica de Andrología de CASMU se trabaja para brindar diagnósticos y aplicar tratamiento para estas patologías. «El objetivo es hacer un estudio minucioso del paciente y sus dificultades, estudiar las causas y aplicar un tratamiento en el que pueda revertir su situación de fondo y obtener los mejores resultados», enfatizó el especialista.

Una vez que el paciente accede a la policlínica, ya sea derivado por otro especialista o por iniciativa propia, el primer paso es realizar una primera consulta para conocer su historia clínica. Con un interrogatorio y un examen físico, el especialista conoce cuál es la patología de ese paciente.

«Son diagnósticos fáciles porque el propio usuario ya sabe cuál es su dificultad, si se trata de una disfunción eréctil, eyaculación precoz, etc.», dijo Saltre y agregó que «la clave está en descubrir la causa de esa patología y así poder actuar al respecto».

El especialista señaló que esta policlínica tiene conexión con otras áreas de la medicina que ofrece CASMU, como son la urología, medicina general, endocrinología, cardiología y más, y se trabaja para en un futuro conectar con las áreas de salud mental. «Si bien el tratamiento que ofrecemos desde nuestra policlínica permite que los pacientes ganen en confianza y mejoren su autoestima, sin dudas que se trata de patologías que tienen implicancia en lo emocional», dijo.

«Nos hemos consolidado rápidamente con un servicio de excelencia, pero somos conscientes que aún hay camino por recorrer para seguir estando a la vanguardia», enfatizó.

Saltre indicó que en estas patologías lo fundamental es detectar las causas, que pueden ser muy variadas. En el caso de la disfunción eréctil, los trastornos vasculares y circulatorios son las principales causas en los hombres mayores de 45 años, representando el 80% de los pacientes con esta dificultad.

Más allá de la edad, otros factores influyen. El sedentarismo, la hipertensión, la diabetes, la obesidad, el tabaquismo, entre otras, empiezan a ganar protagonismo dentro de las causas de disfunción eréctil en los que sobrepasan la mediana edad. «Todo lo que hace mal al corazón y a la circulación repercute en la erección», enfatizó.

Antes de los 45 años no es frecuente que la disfunción eréctil se dé por razones cardiovasculares. «La mayoría de las causas de esta patología en jóvenes se da por cuestiones psicológicas, emocionales y/o circunstanciales de la pareja», manifestó.

Por su parte, las consultas por eyaculación precoz se dan mayormente en hombres jóvenes y sanos. «El varón que eyacula rápido, por lo general, es un varón ansioso», explicó.

También indicó que las patologías de fertilidad tienen múltiples causas, que pueden estar relacionadas al hombre o a la mujer, por lo que requieren un estudio más específico para detectarlas. En cuanto a las causas masculinas se dividen en tres niveles: pretesticular, testicular y postesticular.

Las causas pretesticulares son aquellas que están relacionadas a lo endocrinológico y pueden ser congénitas o adquiridas. En tanto las testiculares, que son las más frecuentes, refieren a las afectaciones propias del órgano en la dificultad de producir espermatozoides. Esto puede estar relacionado con tratamientos como quimioterapia o radioterapia, o con situaciones específicas como traumatismos, infecciones o enfermedades propias del testículo.

Mientras tanto, las causas postesticulares se dan cuando el testículo produce espermatozoides con normalidad, pero existe una obstrucción en la vía de eyaculación. «Identificar las causas es fundamental para poder revertir la situación con los tratamientos adecuados», señaló Saltre.

Una de las técnicas que se aplican en la Policlínica de Andrología de CASMU es el estudio de hormonas para detectar las causas de las patologías de la función sexual.

Saltre comentó que para los casos de disfunción eréctil, después de los 45 años siempre se solicita un estudio clínico general que incluye hemograma, colesterol, función renal, entre otros, además de una dosificación de testosterona, la principal hormona sexual del hombre.

Para los casos de infertilidad, y específicamente en las patologías propias del testículo, también se realiza un estudio de testosterona, sumado a un análisis de estimuladores e inhibidores de esta hormona.

El especialista indicó que es una realidad que a los hombres les cuesta consultar a un profesional por estas patologías. Incluso señaló que durante los meses de telemedicina por la pandemia de COVID-19 las consultas bajaron notoriamente, dado que no era un canal que generara la cercanía necesaria para abordar la temática.

Sin embargo, la Policlínica de Andrología de CASMU ha aumentado considerablemente el número de consultas. «Es una especialidad que poco a poco se va haciendo más conocida, tanto para los pacientes como para los propios médicos, que muchas veces desconocen de su existencia», apuntó.

En el último año y medio, CASMU duplicó las consultas sobre patologías de la función sexual masculina. «Estamos seguros que seguirá en crecimiento porque cada vez es mayor el interés por solucionar estas dificultades, que se presentan en una importante cantidad de hombres de nuestro país», dijo Saltre. En los varones de 40 años, un 20% tiene patologías de la función sexual y el porcentaje aumenta con la edad hasta llegar a un 70% para aquellos que tienen 70 años.

Tanto socios como no socios de la institución que deseen obtener más información sobre este servicio pueden comunicarse al teléfono fijo 2487 3710 o por celular y WhatsApp al 092 135 254 / 094 672 648. También es posible enviar un mail a caventadeservicios@casmu.com o acceder a la web de la institución www.casmu.com.uy

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Empresas