Otro cachetazo asiático: Japón le ganó de atrás a Alemania

Luego del triunfo histórico, también de atrás, de Arabia sobre Argentina.

Japón hizo historia. El seleccionado asiático le ganó Alemania por 2-1 y consumó el segundo batacazo del Mundial 2022. Los de Flick arrancaron arriba y dominando el partido. Lo tuvieron para liquidarlo pero le perdonaron la vida a los nipones. Entonces, se vio la mano del técnico Hajime Moriyasu que movió el banco: sacó al delantero titular, Maeda, e incluyó al platinado Tacuma Asano. Y a los 70 minutos incluyó a Doan, que cinco después, marcaría el empate. A los 83 sería el momento del punta Asano que ya había tenido un par pero había chocado con el arquero Neuer. El japonés corrió por derecha y la clavó en el techo del arco, en el único sitio donde había lugar. Fue 2-1 para Japón que se quedó con un triunfo histórico y consumó el segundo batacazo de Catar.

A los 33’ cayó el 1-0, que a esa altura era merecido. Ilkay Gundogan abrió el score de penal gracias a una falta clara de Gonda sobre el lateral David Raum. No se conformó con el gol Alemania, que anotó otro a los 49’ del primer tiempo por obra de Kai Havertz, pero no valió por offside.

Mantuvo el predominio el elenco de Hans Flick en la segunda mitad. Jamal Musiala hizo una gran jugada que definió con un derechazo apenas alto a los 51’, y Gundogan efectuó un disparo desde la medialuna que dio en la base del caño. Parecía que los alemanes querían golear y que Japón se conformaba con el 0-1.

No obstante, tras mucho aguantar atrás y casi no atacar, Japón se animó. Luego de un aviso de Junya Ito exigiendo a Manuel Neuer a los 73’, llegó el 1-1 dos minutos después. Combinaron Kaouru Mitoma y Takumi Minamino, dos que entraron desde el banco, y Minamino remató de zurda. Neuer tapó yendo bien abajo y en el rebote anotó Ritsu Doan, otro de los que ingresó en el segundo tiempo.

La sorpresa pasó de ser grande a total a los 83’, cuando se concretó la remontada con otro suplente como protagonista. El zaguero Ko Itakura ejecutó un tiro libre desde su propio campo buscando el pique de Takuma Asano, quien ganó en velocidad y definió con clase ante la salida de Neuer para desatar la locura.

La paciencia para sufrir el partido cuando la pasaba mal y los cambios del entrenador Hajime Moriyasu le permitieron a Japón dar un enorme batacazo en el arranque de un grupo que promete emoción y paridad hasta el final.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.