Celíacos: costo y complejidades

En Uruguay hay unas 34.000 personas diagnosticadas con la enfermedad.

Ser celiaco es más que simplemente seguir una dieta sin gluten, es lidiar diariamente con el costo y las complicaciones que implica esta condición de salud. La enfermedad celíaca es una afección autoinmune en la que el cuerpo reacciona de forma negativa al gluten, una proteína presente en el trigo, la cebada y el centeno. Esta reacción puede dañar el revestimiento del intestino delgado, dificultando la absorción de nutrientes esenciales.

Una de las principales complicaciones de ser celiaco es la dificultad para encontrar alimentos que sean seguros para consumir. El gluten se encuentra en una amplia variedad de productos alimenticios, desde pan y pasta hasta salsas y aderezos; esto significa que los celiacos deben prestar mucha atención a los ingredientes de los alimentos que compran y consumen, y muchas veces deben optar por opciones más caras y específicas para satisfacer sus necesidades dietéticas.

Además, los alimentos sin gluten suelen ser más costosos que sus contrapartes que contienen gluten, los productos libres de gluten suelen requerir una mayor cantidad de procesamiento y el uso de ingredientes alternativos, lo que aumenta su precio.

Otra complicación de ser celiaco es la falta de opciones en restaurantes y establecimientos como cafeterías o bares. Muchas veces, las personas con esta condición deben limitar sus salidas a comer fuera de casa o llevar sus propios alimentos, lo que puede resultar incómodo y socialmente difícil. Además, la contaminación cruzada es un riesgo constante, por lo que los celiacos deben ser extremadamente cuidadosos al comer fuera en centros gastronómicos.

Además de los desafíos alimentarios, también puede implicar un costo adicional en términos de atención médica. Los celiacos suelen requerir consultas regulares con un gastroenterólogo y análisis de sangre periódicos para controlar sus niveles de anticuerpos y asegurarse de que están siguiendo una dieta sin gluten de manera adecuada. En algunos casos, puede ser necesario realizar endoscopias para evaluar el estado del intestino delgado.

Otro de los aspectos a considerar es el impacto emocional y psicológico de vivir con la enfermedad. Muchas personas experimentan sentimientos de aislamiento, frustración y ansiedad debido a las limitaciones impuestas por su condición y las dificultades para encontrar alimentos seguros. Además, la presión social y las críticas de algunas personas que no comprenden la gravedad de la enfermedad pueden ser desafiante para los celiacos.

Celiacos en Uruguay

En nuestro país, la Asociación Celíaca del Uruguay, fundada por padres de niños celiacos al ver la necesidad de contar con un grupo de apoyo en 1986; especifica que hay unas 34.000 personas diagnosticadas con la enfermedad y registradas en la ACELU; pero aun quedan muchas por diagnosticar. Nuestras autoridades calculan que estas cifran son solo el 10% de quienes realmente padecen la enfermedad, mientras que el resto desconoce ser celíaco. Si ponemos como ejemplo un iceberg, las personas diagnosticadas serian solo la parte visible del mismo, mientras que lo que se encuentra debajo del agua, el resto de la población sin diagnosticar.

Dentro de los cambios que se han intentado de implementar, se ha vivido una lucha para regular los precios, que es una de las problemáticas más importantes; ya que el nivel adquisitivo de las personas no siempre es acorde a la dieta que por salud se debe de llevar.

Una de las propuestas que se realizó fue bajar un 10% en el IVA a los productos para equiparar el costo de medicamentos y tratamientos relacionados a la celiaquía. Esto colaboraría tanto a la salud como al bolsillo de aquellos que padecen la enfermedad, ya que, por ejemplo:  una harina común comparada con harinas de premezcla para celiacos, pueden ser hasta 4 veces más caras que la harina común, mientras que un pan flauta llega a valer hasta 5 veces más. A su vez, las pocas opciones de restaurantes que cuentan con menú especiales y cocinas que procuran no tener una contaminación cruzada, tienen costos extremadamente altos lo que se refleja luego en la carta al cliente.

Otra de las iniciativas por parte de la Intendencia de Montevideo, fue abrir el curso de manipulación de alimentos sin gluten; el cual busca capacitar a toda la población en el uso y manipulación adecuada de alimentos sin gluten, aptos para personas celíacas. Se trata de un curso en línea, gratuito y con inscripción previa. Se realiza únicamente a través de la plataforma del Centro de Formación de Estudios. Se pueden consultar los requisitos en la página web de la Intendencia de Montevideo www.montevideo.gub.uy.

Una vez finalizo el curso se puede acceder al carné de manipulación de alimentos libre de gluten, lo que facilita las buenas practicas tanto en el hogar como comedores, caferías y restaurantes.

1 Comentario

  1. Cada calamidad acarrea negocios. Los vendedores de alimentos para celíacos embolsan guita que da gusto. ejemplo, dos tortuguitas de pan, finitas como una moneda. 80 mangos. El control del gobierno, bien, gracias. Doy fe, hay una persona celíaca en mi familia.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Sociedad