Con un penal sobre la hora Racing le ganó a Boca la Supercopa Internacional

La "Academia" se impuso a Boca por 2 a 1 con un penal anotado por Gonzalo Piovi en el séptimo minuto de descuento.

Racing Club ganó este viernes la primera edición de la Supercopa Internacional disputada en Emiratos Árabes Unidos, al imponerse a Boca Juniors por 2 a 1 con un penal anotado por Gonzalo Piovi en el séptimo minuto de descuento en el estadio Hazza bin Zayed de la ciudad de Al Ain.

El árbitro Fernando Rapallini, representante argentino en el Mundial Qatar 2022, sancionó la pena máxima por una mano en el área de Agustín Sández, que generó una airada protesta en el equipo xeneize.

El partido, presenciado por el titular de la AFA, Claudio Tapia, parecía encaminarse a la prórroga de 30 minutos después de estar empatado desde el primer tiempo por los goles del defensor Facundo Roncaglia para Boca y el colombiano Johan Carbonero para Racing, a los 17 y 19 minutos, respectivamente.

Sin embargo, el penal cobrado por su lateral izquierdo con un potente remate al central del arco le reportó a La Academia el segundo título en la era de Fernando Gago, poco más de dos meses después de ganar el Trofeo de Campeones ante el mismo rival y con idéntico marcador en San Luis.

Racing sumó la 39° conquista desde su fundación el 25 de marzo de 1903, que significa la 15ta. copa a nivel nacional. Su vitrina también guarda 18 ligas (la mitad ganada en la era amateur), tres copas rioplatenses -también previas al profesionalismo- y tres coronas internacionales (Libertadores, Intercontinental y Supercopa).

El desenlace de la noche en el emirato premió al equipo que tuvo mayor presencia ofensiva, principalmente en la parte inicial por el buen trabajo de Maxi Morález, Nicolás Oroz y Carbonero, inteligentes para crear y aprovechar los espacios entre la línea media y defensiva de Boca.

El colombiano, después del 1-1 parcial, generó otras dos ocasiones con un remate de media distancia y una ejecución de tiro libre, ambas conjuras con buenas intervenciones de Javier García, reemplazante de Agustín Rossi.

Carbonero, desde el costado izquierdo hacia el centro, resultó un factor de desequilibrio por velocidad; Moralez completó un destacado regreso al club después de 14 años y Oroz mostró buena gravitación en jugadas asociadas.

Lo de “Frasquito” Moralez también fue importante en el aspecto defensivo porque su presencia condicionó la tarea de Alan Varela, primer gestor del fútbol “xeneize”, desplegado hoy en pequeñas dosis en el terreno árabe.

Boca se adelantó en el marcador en una segunda jugada de pelota detenida, armada por Noberto Briasco y definida de forma soberbia por Roncaglia, quien “rompió” el arco de Gabriel Arias con una volea.

No obstante, no llegó a acomodarse al partido con la ventaja porque el equipo de Gago lo tomó mal parado en una contra y Carbonero la resolvió con lucidez, tras pase en profundidad de Moralez.

En el tiempo agregado Sández se arrojó al piso para bloquear una entrada de Gómez y tras un rebote la pelota detuvo su trayectoria por un contacto en el brazo derecho primero y la mano izquierda después.

Los jugadores y miembros del staff de Boca cuestionaron el criterio de sanción por entender que no hubo intención de cometer infracción, pero el VAR convalidó lo dispuesto por Rapallini y Piovi no dejó pasar la oportunidad de facturar y sumarle al club una nueva estrella.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Tribuna