Llevando la semilla al mundo

Simposio de Internacional Vivienda Cooperativa

Bajo el lema “Growing the Movement” (Hacer crecer el movimiento), 15 oradores discutieron el futuro de la vivienda cooperativa con más de 100 participantes de todo el mundo en la ciudad de Zúrich, el evento se realizó por segunda vez en la historia y se transformó en uno de los hitos más importantes del pasado año 2022.

Fuente: Cooperative Housing Symposium Zúrich

El evento tuvo lugar en Kraftwerk, una central eléctrica retirada en el corazón de Zúrich. Alrededor de 100 participantes se reunieron en la sala, incluidos invitados de América del Norte, Israel, Nepal, Filipinas y Japón. Treinta personas interesadas también se unieron virtualmente. Los organizadores, Wohnbaugenossenschaften Schweiz, Regionalverband Zürich (WBG) y Cooperative Housing International (CHI) invitaron al intercambio a participantes de todo el mundo. El tema de este año fue “Hacer crecer el movimiento”: ¿Cómo se puede llevar la idea cooperativa más lejos en el mundo?

La conferencia estuvo a cargo de Sorcha Edwards, Secretaria General de Housing Europe, la Federación Europea de Vivienda Pública, Social y Cooperativa. En su discurso de apertura, presentó el informe #Housing2030, el informe examina qué instrumentos políticos son necesarios para garantizar una vivienda asequible a largo plazo. Más de 1200 participantes de más de 56 gobiernos, instituciones académicas y proveedores de vivienda participaron en la preparación del informe.

Los resultados van desde microcréditos hasta planes de ordenamiento territorial, los usuarios deben ser el centro de atención, el tiempo de los enfoques “de arriba hacia abajo” ha terminado. Edwards citó la “democracia de inquilinos”, un concepto de vivienda cooperativa de Dinamarca, como un ejemplo de esto. 

Cinco invitados constituyeron el primer panel: Zsuzsi Pósfai (MOBA Housing), Blase Lambert (Confederación de Vivienda Cooperativa en el Reino Unido) y Jim Holt (Agitprop), Karin Vasella-Kuhn (Wohnbauförderung Stadt Zürich) y Stephanie Fürer (CEPE), ellos trajeron diferentes herramientas para promover el movimiento cooperativo.

Por ejemplo, MOBA Accelerator ha estado otorgando préstamos a sus miembros, todos los cuales son cooperativas de vivienda en Europa del Este, desde 2021. Allí, la vivienda a menudo se privatiza y el acceso al crédito se ve dificultado por las altas tasas de interés. La Ciudad de Zúrich y el Gobierno Suizo también apoyan iniciativas cooperativas con diversos instrumentos como la compra de terrenos o garantías. Una herramienta de desarrollo que despertó interés fue el juego de cartas “Wayshaper”, que presentó Jim Holt. Guía a los grupos a través del normalmente largo proceso de toma de decisiones para proyectos de vivienda conjunta en un proceso más lúdico, simple y conciso. 

El segundo panel giró en torno al compromiso de la Comunidad para la Sostenibilidad. Rossana Zaccaria de Legacoop Abitanti, la asociación italiana de cooperativas de vivienda, presentó estrategias para hacer frente a la crisis energética con la negociación colectiva como bandera. Ester Alegre y Ander Zabala Gómez de la cooperativa catalana Sostre Civic inspiraron no solo con paneles solares en el techo de la urbanización Cirerers en Barcelona, ​​sino una idea ambiciosa: la producción local de energía. Jennifer Duyne Barenstein, quien encabeza el Foro de Vivienda de la ETH, también destacó un proyecto entre estudiantes de la ETH y la Universidad Nacional de Colombia que desarrollaron en conjunto casas modelo para excombatientes de las FARC en Colombia.

Trabajando Juntos por el Futuro, fue el último de la agenda. Suzanne Lerch (urbaMonde), Ana Džokić (MOBA), Nathanea Elte (ABZ) y Maggie O’Connor (NASCO) presentaron ejemplos en los que la comunidad puede lograr más que el individuo.

Suzanne Lerch, por ejemplo, presentó proyectos en Senegal y Nicaragua que fueron posibles gracias a la ayuda de soluciones financieras solidarias. Ana Džokić, miembro de la dirección de MOBA, profundizó en la historia de su propio proyecto: MOBA se lanzó en 2017 como un proyecto conjunto de cinco cooperativas de Europa del Este. El nombre lo dice todo: Moba significa autoayuda a través de la ayuda conjunta en serbocroata.

Como presidenta de Allgemeine Baugenossenschaft Zürich, Nathanea Elte explicó el principio del Fondo de Solidaridad ABZ: cada hogar paga CHF 5 por mes, y una vez al año los miembros votan para seleccionar qué proyectos de viviendas sociales y ecológicas reciben financiación. Maggie O’Connor de Estudiantes Norteamericanos para la Cooperación (NASCO), cerró la velada. Presentó el Fondo de Reinversión de Cooperativas de Estudiantes de Kagawa, que apoya a las cooperativas de estudiantes en Canadá y Estados Unidos. O’Connor resumió el credo de la ronda: “Separados no tenemos nada, juntos lo tenemos todo”.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Suplementos